Desbordados. Otra vez

| Actualizado a 04 enero 2022 11:48
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Es verdad que nadie se esperaba una sexta ola de coronavirus. Y mucho menos que fuera de tal envergadura que rompiera todos los récords en lo que a contagios se refiere.

Afortunadamente, los casos positivos no se traducen en esta ocasión en muertes con la proporcionalidad de las primeras oleadas, en gran medida gracias a que la inmensa mayoría de la población ya está vacunada. Sí, no lo esperábamos.

Y quizá ello explique esa sensación de ir desbordados que tenemos todos los ciudadanos y que se desprende de las medidas tomadas por las autoridades.

La última ha sido la decisión de que las personas que den positivo con un test de antígenos realizado en casa, y que sean asintomáticas o tengan síntomas leves, deberán comunicarlo a las farmacias, que lo notificarán a Salut para iniciar el protocolo de seguimiento, una medida adoptada para aliviar la saturación de los centros de atención primaria. Antes ya se tomó la decisión de rebajar las cuarentenas a siete días. No por razones sanitarias, sino porque la transmisión es tan alta que amenaza la producción en las empresas.

Son medidas estas que quizá se entiendan por la situación económica y de colapso de la primaria, pero que difícilmente frenarán los contagios, en parte porque hay muchas personas que son contacto estrecho de positivos pero que no pueden hacerse los test de las farmacias porque simplemente no tienen dinero para pagarlos.

Sí, vamos desbordados. Otra vez. A ver si en esta ocasión sirve para que de una vez entendamos que hay que reforzar la atención primaria, que ya iba desbordada antes de la pandemia.

Comentarios
Multimedia Diari