Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La huida hacia adelante de Putin

| Actualizado a 22 septiembre 2022 07:00
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El presidente ruso, Vladimir Putin, se ha convertido en el mayor adalid de la frase que dice que «la guerra es un lugar donde jóvenes que no se conocen y no se odian se matan entre sí por la decisión de viejos que se conocen y se odian, pero no se matan».

Es lo que subyace tras la decisión de decretar la movilización parcial de 300.000 reservistas para la guerra en Ucrania. Se trata, qué duda cabe, de una peligrosa huida hacia adelante que denota su desesperación por la marcha de un conflicto que pensaba resolver en cuestión de días y que no avanza según lo esperado por el Kremlin. En esta guerra Putin ha recurrido a todo tipo de atrocidades, desde bombardear de forma inmisericorde ciudades enteras, incluidas escuelas y hospitales, hasta torturar, violar y asesinar a sangre fría tanto a combatientes como a civiles.

Quizá este desesperado paso se vuelva en su contra y tenga que hacer frente a la sociedad rusa, algo antes impensable

Los reservistas que sean movilizados no tienen elección. El Parlamento ruso aprobó el martes leyes que endurecen hasta los diez años de cárcel el castigo por deserción, rendición voluntaria o negarse a entrar en combate, posiblemente en respuesta a la oposición de muchos rusos, especialmente en las grandes ciudades, a enviar a sus hijos al frente.

No obstante, la medida tuvo ayer mismo una contestación y, en un claro gesto de desobediencia civil, el movimiento pacifista Vesná (Primavera) convocó una protesta nacional en Rusia contra la movilización parcial. Esta plataforma denuncia que los movilizados «deben morir para corregir los errores del régimen de Putin, que sumió a Rusia en una monstruosa matanza, aislamiento y pobreza».

Además, cerca de 200.000 personas han firmado en Rusia ya una petición en la plataforma Change.org contra esta medida. Quizá este desesperado paso de Putin se vuelva en su contra y tenga que hacer frente, además de a los ucranianos, a la sociedad rusa, algo hasta ahora impensable por el férreo control que mantiene sobre todo el país.

Comentarios
Multimedia Diari