Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La pandemia secreta

| Actualizado a 06 agosto 2022 06:00
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El estudio más grande realizado hasta la fecha sobre el conocido como Covid persistente (o long covid) apunta a que una de cada ocho personas que ha contraído el coronavirus arrastra síntomas relacionadas con la enfermedad entre tres y cinco meses después de haber superado la infección. Según recoge el análisis publicado esta semana en la revista científica The Lancet, cerca del 13% de las personas que han pasado la Covid-19 acarrea al menos un síntoma a medio o largo plazo incluso tras haber superado la enfermedad inicial.

Este síndrome representa un gran desafío para los sistemas sanitarios por la variedad de sus manifestaciones, la falta de conocimientos científicos sobre las causas y los efectos a largo plazo y la dificultad de organizar una adecuada asistencia médica.

La Covid persistente representa un gran reto para el sistema sanitario por la falta de conocimientos sobre su alcance

El primer reto es delimitar su alcance. Aunque los síntomas más comunes son fatiga, disnea, pérdida de memoria o falta de concentración, sus manifestaciones son muy variadas y además cambiantes, por lo que resulta difícil establecer protocolos de diagnóstico que permitan diferenciarlo. Ni siquiera se sabe cuántos son los afectados. Además, hasta que no se conozcan los mecanismos desencadenantes, las opciones terapéuticas seguirán limitadas, como ahora, a tratar los síntomas con desigual fortuna. Mientras tanto es preciso reforzar la atención primaria y habilitar circuitos diagnósticos y de seguimiento que eviten el lamentable peregrinaje de los pacientes por las consultas de diferentes especialistas sin hallar respuesta satisfactoria. Eso por no hablar del impacto en la vida cotidiana de muchos de los afectados. Algunos no tienen fuerzas para trabajar y sienten angustia porque se les acaban las bajas laborales y no hay alternativas de adaptación al puesto de trabajo o incorporación paulatina. En definitiva, estamos ante una pandemia secreta ante la que hacen falta recursos en investigación y atención a los pacientes.

Comentarios
Multimedia Diari