Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La salud emocional de los adolescentes

| Actualizado a 09 noviembre 2022 07:00
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Los resultados de la encuesta de condiciones de vida de la población adolescente de Tarragona revelan que los años de la pandemia han sacudido con fuerza el equilibrio emocional de la población más joven, entre la que el consumo de ansiolíticos ha experimentado un tan notable como preocupante incremento. Se trata de una situación que hace más perentoria, si cabe, una necesidad que ya comenzaba a hacerse visible antes de la irrupción de la Covid, como es la de reforzar la atención sobre la salud mental de los adolescentes.

La presentación del documento despertó el interés de prácticamente todos los profesionales y colectivos que de una u otra forma trabajan con este sector de la población, lo que representa, de entrada, un buen punto de partida para dar respuesta a un problema emergente que ha de ser tratado con absoluta prioridad. Y es que la mejora de la salud emocional de nuestros hijos debe plantearse desde una vertiente integral que incluya diferentes ámbitos de actuación. Porque estamos ante un asunto cuya solución compete al conjunto de la sociedad.

Habría que reconsiderar ciertos aspectos de la vida laboral y social para que los padres pasen más tiempo con sus hijos

El estudio pone de relieve aspectos que, aunque parezcan obvios, no dejan de ser un potente grito de alerta. Entre otras cuestiones, apunta que el control y el interés parental suponen una inestimable ayuda para el bienestar emocional de estos jóvenes, como lo es también el refuerzo de su autoestima. En este sentido, la incorporación de profesionales de psicología en los centros de salud e incluso en colegios e institutos es a estas alturas una obligación que ya debería estar implementada, pero en modo alguno es la única medida a tomar.

En este sentido, quizá habría que complementarlo con una reconsideración de ciertos aspectos de la vida laboral y social para tratar de reducir la brecha generacional y hacer posible que los padres pasen más y mejor tiempo con sus hijos y que se interesen por ellos y por sus inquietudes. Tan simple y tan complicado.

Comentarios
Multimedia Diari