Entre dos aguas, un vino

En la pequeña localidad aragonesa de Nonaspe hacen vinos singulares. De nombre Entre dos aguas, se anuncian así: Entre dos regiones: Aragón y Cataluña. Entre dos ríos: Matarraña y Algars

| Actualizado a 02 febrero 2021 10:37
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

¡Hola vecinos! De la profusa antología del disparate verbal que nos legó Mariano Rajoy, lo único salvable acaso fuera aquello de ‘¡Viva el vino!’ Hoy la carta va del vino, que constituye un tema amable libre de virus, vacunas y campañas electorales. Y os cuento tres pequeñas historias.

Una. Las pasadas navidades fue detenido en Zaragoza un payo -A. V. M, de 43 años- que robó en un supermercado de El Corte Inglés una botella de vino cada día, durante cinco días seguidos. Por pura necesidad, entiendo yo.  Para entrar en calor. Solo se llevaba eso: su botellica diaria. El vino, siempre: Vega Sicilia Único, de Ribera del Duero, a unos 360 euros la botella. En total, hizo un roto de 1.800 euros. Un ladrón de morro fino, de guante blanco, exquisito, un dandi, un gourmet. Sin antecedentes penales. Nuevo en el oficio del mangoneo pero, ya que te pones, te pones como un señor con clase y buen gusto.  

Dos. El sumiller del hotel Tafelrond en Grote Markt, plaza mayor de Lovaina (Bélgica), ha sido absuelto en el juicio por haberse apropiado de una caja con seis botellas de vino del lujoso restaurante del hotel. Las cámaras de vigilancia recogieron las imágenes del sommelier introduciendo la caja en su coche, pero el especialista en vinos declaró que, entre sus obligaciones profesionales, debe catar el producto para aconsejarlo con conocimiento de causa. Y que él, donde mejor los cata, es en su casa.  Normal. Más razón que un santo tiene el hombre. Las seis botellas eran de Solar de Urbezu Crianza, de la D.O. Cariñena (Zaragoza),  ensamblado mediante variedades Garnacha, Cariñena y Merlot. Es ecológico y hasta el pasado 10 de enero estaba en oferta, a 6,70 euros la botella. El sumiller fue despedido pero habría que readmitirlo porque, como catador, es un crack.

Y tres. En la pequeña localidad aragonesa de Nonaspe -Nonasp, para vosotros ustedes- hacen vinos singulares. De nombre Entre dos aguas, se anuncian así: Entre dos regiones: Aragón y Cataluña.  Entre dos ríos: Matarraña y Algars. Entre dos amigos: Bernabé y Jordi. Así nació la idea de Vinos Taberner Amado. Elaboran blanco de Garnacha blanca, tinto joven y un crianza, éstos dos jugando con variedades Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon y Garnacha negra. Blanco y joven, a 7 euros botella. Crianza, a 9.  La bodega está en un sitio fantástico: Camí del Sol de L’Horta, 50794 Nonaspe. He comprado de todos los Entre dos aguas, porque siento que tengo una pata aquí, donde los putos maños, y otra ahí, donde llegan estas Cartas de un Puma. 

Lujo, picardía, amistad. El vino, como dijo Rajoy de la cerámica de Talavera: «No es cosa menor. Dicho de otra forma, es cosa mayor».

Ángel Pérez Giménez: Periodista. Exjefe de protocolo del Gobierno de Aragón, exdirector de la Escuela de Protocolo de Aragón

Comentarios
Multimedia Diari