Estetoscopio o fonendoscopio

| Actualizado a 22 mayo 2017 11:28
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Este Nàstic no tiene cara de play off. Lo cierto es que no la ha tenido durante las últimas semanas porque a la hora de la verdad no ha sacado a relucir la personalidad necesaria para un equipo que quiere estar arriba.

Es un instrumento empleado para la auscultación en la exploración de los enfermos. Su invención fue por una casualidad, por el médico francés René Théolfile Laennec (1781-1826). Con su retraído y exagerado pudor no se atrevía a aplicar su oreja sobre el pecho desnudo de las pacientes para poder escuchar el latido de sus corazones.

Sin casi pensarlo, sacó de su maletín un cuaderno de notas y lo enrolló a manera de tubo. Acto seguido, aplicó el tubo por una de las partes abiertas sobre el pecho de la enferma, y por el otro lado su oreja, quedando maravillado de la auscultación. Había inventado el estetoscopio. Seguidamente lo construyó en madera y hierro. Su primer estetoscopio, el original, figura en al actualidad en el Museo Científico de Londres. Posteriormente, el italiano Bianchi perfeccionó el aparato de Laennec, consistente en una pequeña membrana plana o en forma de campana. Está unida a dos tubos de goma u otro material, que transmiten el sonido hasta los auriculares de ambas orejas. Se emplea en la auscultación de los ruidos orgánicos, sobre todo los cardiacos y del aparato respiratorio. Se denominó Fonendoscopio y Estetoscopio.

En un documento de la Academia de París, hecho público en 1826, se llegaba a afirmar que le fonendoscopio, más que un aparato médico, parecía un juguete, y el método de auscultación de la caja torácica era una extravagancia y una aberración.

Francisco Ortiz de Pinedo Mendiluce

(Tarragona)

Comentarios
Multimedia Diari