Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La tibieza de Pedro Sánchez

Qué lejana quedaba la contundencia empleada en 2018 cuando apostó en favor de que el Aquarius amarrara en Valencia para que los
630 inmigrantes recogidos tocaran tierra firme

| Actualizado a 05 julio 2022 09:26
Margarita Sáenz-Díez
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Los ciudadanos de Ceuta y Melilla están tranquilos. La reformada hoja de ruta de la OTAN suscrita en Madrid se compromete a defender cada pulgada de la totalidad del territorio de los aliados, lo que incluye en el caso de España las dos ciudades autónomas. Ese éxito del Gobierno ha conseguido minimizar la débil condena inicial de Sánchez al desastre producido al pie de la valla de Melilla, cuyos cadáveres no identificados ya están enterrados en Nador sin investigación ninguna de las causas de su muerte. Eso sí, estaban completamente muertos porque si alguno de aquellos cuerpos amontonados al pie de la valla que cedió se movía en los estertores de la muerte, el garrotazo de las fuerzas marroquíes estaba garantizado. Esa dramática actuación la vimos en vivo y en directo.

Pedro Sánchez, días después de la tragedia, entrevistado en La Sexta, lamentaba su tibia condena inicial porque la había expresado sin conocer todavía el alcance del desastre, aunque sí condenó a las mafias. Pero, en esa primera intervención, no brotaron de sus labios palabras de condolencia o de afecto hacia las víctimas y sus familias. Cabe la posibilidad de que la organización de la cumbre de la OTAN en Madrid tuviera a Moncloa y a los dos ministerios más implicados, Defensa e Interior, yendo de cráneo para enfrentar el enorme desafío. En todo caso, qué lejana quedaba la contundencia empleada en 2018 cuando apostó con firmeza en favor de que el Aquarius amarrara en Valencia para que los 630 inmigrantes que habían recogido a punto de ahogarse, tocaran tierra firme. Como así fue.

Menos mal que, frente a la tibia reacción presidencial, se sucedieron declaraciones de condena y espanto. La asociación Jueces por la Democracia reclamó una investigación, mientras el Defensor del Pueblo iniciaba el trámite de información, la fiscal general del Estado ordenaba las investigaciones pertinentes y la ONU clamaba por aclarar los hechos. El papa Francisco pidió abrir el corazón para que esas desgracias no se repitan.

En la cumbre de la OTAN, mientras el Gobierno español pugnaba porque quedara clara la defensa de Ceuta y Melilla, Biden y Sánchez firmaban una declaración conjunta sobre la relación estratégica bilateral. En ella se han comprometido a promover «una migración segura, ordenada y regular». Añadieron también que ambos países tienen intención de colaborar en un «enfoque integral para la gestión de los flujos migratorios irregulares que garantice un trato justo y humano de los migrantes». Ya se verá. Los migrantes molestan y no son de nadie, mientras se avanza hacia un mundo cada día más deshumanizado y menos solidario.

Comentarios
Multimedia Diari