Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Catalunya: 13 nuevos impuestos son muchos

Mientras otros territorios abogan por rebajas fiscales para favorecer a la economía de hogares y empresas, con Madrid como ejemplo paradigmático, la Generalitat crea nuevas figuras impositivas y eleva las existentes

| Actualizado a 25 septiembre 2022 22:10
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Govern rema a contracorriente de los de otras comunidades autónomas desde hace tiempo y, por el momento, no da indicios de que esta política vaya a cambiar. Mientras otros territorios abogan por rebajas fiscales para favorecer a la economía de hogares y empresas, con Madrid como ejemplo paradigmático, la Generalitat crea nuevas figuras impositivas y eleva las existentes. En los últimos cinco años, el Ejecutivo catalán ha creado o elevado hasta trece impuestos propios y cedidos total o parcialmente, con tres consejeros diferentes y de distintos partidos.

Con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, al frente de Economía, 2017 fue un año de múltiples modificaciones fiscales, con novedades como el impuesto autonómico a las bebidas azucaradas envasadas y el gravamen a los elementos radiotóxicos, que venía a relevar el impuesto a la electricidad de origen nuclear, que había sido declarado inconstitucional por los tribunales y que siguió el mismo desenlace. Aquel año también se produjeron aumentos de la tasa turística, de los impuestos a los grandes establecimientos comerciales y a las viviendas vacías, de los tributos sobre el juego, del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados y se eliminaron deducciones sobre el IRPF.

Todo ello proveía un aumento de ingresos de hasta 180 millones anuales, cuando todas las modificaciones estuviesen en plena aplicación, pero eso no llegó a ocurrir, ya que la novedad que representaba una mayor recaudación, el impuesto sobre los elementos radiotóxicos, con casi 63 millones anuales estimados, fue anulada por la justicia.

Pero tras los años de inestabilidad política posteriores al referéndum de 2017, que impidieron sacar adelantes los Presupuestos de la Generalitat, las cuentas autonómicas de 2020 trajeron nuevas alzas, en este caso de la mano del también republicano Pere Aragonés, y con la intención de elevar la recaudación anual en 552,6 millones adicionales, aunque la llegada de la pandemia también dio al traste con estos planes.

En 2017, la Generalitat puso en marcha los dos impuestos propios que le reportan más ingresos: el de instalaciones que inciden en el medio ambiente y el que grava las emisiones de los vehículos. Pero también subió el impuesto de Sucesiones; el IRPF para las rentas de 90.000 a 175.000 euros; la tasa turística; el impuesto a las bebidas azucaradas; las tasas de apuestas; los actos jurídicos documentados, y amplió el impuesto a las viviendas vacías. Y ahora, hay en proyecto tres nuevos impuestos que forman parte de los acuerdos presupuestarios de 2022 con En Comú Podem. Se trata del impuesto sobre las emisiones portuarias de grandes barcos y otro sobre la industria más contaminante y con el compromiso de crear un nuevo gravamen para los alimentos ultraprocesados.

En los últimos cinco años, el Ejecutivo catalán ha creado o elevado hasta trece impuestos propios y cedidos total o parcialmente, con tres consejeros diferentes y de distintos partidos
Comentarios
Multimedia Diari