Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Los espiados recriminan al servicio secreto del Estado que hiciera su trabajo

¿Qué se esperaban los dirigentes y ciudadanos que defienden una Catalunya fuera de España, que el Estado permaneciera de brazos cruzados ante la actitud desafiante de quienes desbordaron la ley una vez?

| Actualizado a 16 mayo 2022 07:00
Javier Pons
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Esta semana se ha consumado el cierre de una crisis institucional que se desató al conocerse que un notable número de dirigentes independentistas catalanes había sido espiados. Y se ha cerrado como siempre soltando el lastre del eslabón más débil de la cadena con el cese de Paz Esteban una profesional con más de treinta y cinco años de servicio en «la casa».

Sánchez que se encuentra ya en una situación de debilidad evidente (ha ganado alguna de las últimas votaciones con el PP y VOX) ha querido cerrar así la brecha abierta con su principal socio ERC para intentar tender un puente de estabilidad en la coalición que le lleve al final de la legislatura en diciembre del 23.Y lo ha hecho a disgusto ya que en realidad Paz Esteban y por delegación los espías del CNI hicieron su trabajo tras la declaración de independencia del primero de octubre del 17. Quizás habría que criticarles por no haberlo hecho bien antes de esa fecha anticipándose a los acontecimientos y ofreciendo al gobierno del señor M.Rajoy elementos de información claves para evitar esa declaración unilateral.

Pero tras la misma... ¿qué se esperaban los dirigentes y ciudadanos que defienden una Catalunya fuera de España, que las herramientas del Estado permanecieran de brazos cruzados ante la actitud desafiante de quienes habían desbordado la ley una vez y repetían incesamente como un mantra «ho tornarem a fer»?

Pues evidentemente tras el propio fracaso del CNI que no pudo colaborar a impedir el fiasco de las urnas se pusieron en marcha escuchas para saber cuando, cómo y quienes iban a ser los protagonistas de esa promesa.

(«Quede claro en el meridiano de este artículo que estoy a favor de un referéndum en el que los catalanes decidan si quieren seguir en España o no»).

Pero dicho eso es lógico que el Estado tome todas las medidas y utilice todos sus medios para disponer con antelación de información que permita tomar decisiones al gobierno de turno.

Y va a seguir siendo así mientras haya una orden judicial que ampare esta actividad tan oscura como necesaria y que se desarrolla en todos los países democráticos y civilizados (por no hablar de donde no hay democracia).

Lo que no cuela es que el presidente del gobierno nos trate como bobos afirmando que no estaba al corriente al mismo tiempo que nos informa que su propio teléfono ha sido hackeado.

Puedo creerme que no ordenara directamente esas escuchas, pero que había una directriz política tras esa operación está meridiamente claro.

Otra cosa es que sus socios de coalición no han estado muy finos: en Podemos ha faltado tiempo para que Echenique salte afirmando que a él lo espiaron primero (recuerden la filtración de su portentosa versión de una jota aragonesa); y Esquerra que ha vuelto a poner por delante su «orgullo democrático al bienestar de los catalanes que se van a beneficiar de las medidas contra la guerra que estuvieron a punto de no aprobarse por su actitud.

Ahí Sánchez tiene razón de estar enfadado ante la escasa credibilidad de sus socios catalanes pero haría bien el presidente en ir tejiendo con un tonito más bajo del que emplea los Miércoles un espacio que permita acabar en condiciones todo su programa que por otra parte con sus luces y sus sombras está lleno de mejoras sociales (algunas pendientes).

Es el momento de rebajar el orgullo y los decibelios porque frente a él se va a encontrar al Sr. Feijoo que si es especialista en algo es en vender una cosa como la que no es.

Y no... esta vez no pienso escribir sobre Ayuso aunque su afirmación de que para ella «la única regla importante es la de tres» tiene tela.

Comentarios
Multimedia Diari