Morir por amor

| Actualizado a 05 diciembre 2021 07:25
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Los amantes de Teruel (siglo XIII), Romeo y Julieta (1596), Marco Antonio y Cleopatra (año 31 a.C.)… Abundan en la historia y la literatura casos de parejas enamoradas que, al no poder estar juntas, solo hallan consuelo en la muerte. Pero no crean que se trata de tragedias que sucedían hace cientos de años; hoy todavía hay quien está dispuesto a morir por amor. Así lo demuestra el reciente suicidio en Pakistán de una pareja de jóvenes enamorados, separados por la imposición de una boda que los padres concertaron a la novia.

Adnan Ali y Muqaddas Bibi, ambos de 19 años, tomaron veneno ante la imposibilidad de estar juntos. El suceso está lejos de ser un incidente aislado en el conservador Pakistán, donde los matrimonios concertados por la familia son la norma –un estudio de Gallup realizado en 2019 en el país asiático revela que el 85% de los encuestados se casaron por medio de un matrimonio concertado, y solo el 5% lo hicieron por amor–. Las bodas se fijan en base a diferentes factores como la casta, el origen étnico o el estatus socioeconómico.

En el caso de las mujeres, la mayor parte de las familias consideran estar en su derecho a casarlas con el hombre que ellos creen es el adecuado, sin importar los deseos ni la opinión de ellas. Sí, enamorarse de una persona equivocada en Pakistán se puede pagar con la muerte, y los crímenes de honor son frecuentes: la ONG Comisión de Derechos Humanos de Pakistán reportó 488 muertos –326 mujeres y 162 hombres– solo en 2019. Sí, esto no es historia ni literatura de ficción; esto sucede hoy, en peno siglo XXI.

Comentarios
Multimedia Diari