Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

políticos bajo sospecha

Àngel Juanpere

Whatsapp

Hay señora Barberá, que en una de sus últimas ruedas de prensa, aquellas que convocaba para sacarse las pulgas de encima en los escándalos del PP en el Ayuntamiento de València, cargaba contra los otros partidos por supuestas corrupciones para no admitir las que hay en el que usted milita. Ya se sabe, la mejor defensa es un buen ataque. Pero mientras en las otras casas la situación parece estable, en la suya las malas noticias las hay un día sí y el otro, también.

Ayer nos levantábamos con la noticia de la dimisión del ministro Soria. Argumentaba que lo hacía a raíz de «la sucesión de los errores cometidos a lo largo de los últimos días en relación a mis explicaciones de mis actividades empresariales anteriores a mi entrada en política (...)». O sea, la culpa de los otros porque no le entendieron bien. No dice nada que ha ido cambiando sus argumentaciones a medida que se descubrían nuevos documentos. Es una táctica que da malos resultados, la de ir a remolque de la noticia, porque nadie te cree, excepto los tuyos, los del partido.

También esta semana caía –porque fue detenido– el alcalde de Granada, también del Partido Popular, por supuestas irregularidades urbanísticas en la construcción de diferentes complejos lúdicos. Y no sólo él, fueron arrestadas 15 personas más.

Ante éstas y otras noticias, la exalcaldesa de València y flamante senadora popular Rita Barberá no tendría que mirar tanto hacia el tejado de los otros y sí velar por el suyo, porque entre tantos agujeros no sea que se moje en la próxima tormenta política.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También