Sant Magí, solitario y popular

| Actualizado a 19 agosto 2021 08:47
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Sant Magí, copatrón de Tarragona, vivió a finales del siglo III y comienzos del IV. Es casi tan antiguo como San Antonio Abad, fundador de los ermitaños que se iban al desierto para hallar a Dios en el silencio activo de la oración.

Nuestro santo encontró su lugar solitario en la cueva de la Brufaganya, término hoy de Pontils, donde pasó treinta años. En una estancia en Tarraco fue apresado, pero escapó por el Portal del Carro al refugio de su cueva, donde fue detenido de nuevo y martirizado.

Es llamativa la perdurabilidad de su devoción en Tarragona. Quizá es tan apreciado porque todo en su vida tiene dimensiones humanas, como sus escenarios: la pequeña ermita del Portal, el paisaje rural de su retiro, el agua de las fuentes que nos llega en carro…

Comentarios
Multimedia Diari