Las mujeres, arma 
de guerra

| Actualizado a 17 abril 2022 15:38
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Una no deja de salir de su horror. Tras las imágenes de cadáveres tirados por las calles y cuerpos inertes con las manos atadas a la espalda en Bucha, ahora ha salido a la luz el caso de más de una veintena de niñas y adolescentes, de entre once y catorce años, violadas reiteradamente durante semanas por soldados rusos. Según la Defensora del Pueblo ucraniana, Liudmila Denisova, estos les habrían dicho que las violarían de tal manera que no querrían tener relaciones sexuales con ningún hombre, para evitar que tengan hijos ucranianos. Aterrador. Repugnante. Faltan calificativos para expresar la indignación ante esta nueva barbarie. Desgraciadamente no es nada nuevo. La violación como arma de guerra es una afirmación de poder y dominación. De hecho, una vez más, también en Ucrania, se ha impuesto una distribución por roles de género que indica que poco hemos avanzado en esta materia. Los hombres han sido obligados a quedarse en el país a defender su patria. Se da por supuesto que todos los ucranianos llamados a filas han de estar dispuestos a morir por su país. Mientras, las mujeres deben encargarse de cuidar de sus familias, una función que se da por descontada y por ello, a menudo, es invisibilizada. Ellas no serán recordadas como heroínas a pesar de tener la difícil misión de preservar la vida desprovistas de todo, de sus hogares, trabajos y hombres de sus familias. Cuánto queda por avanzar aún.

Comentarios
Multimedia Diari