Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El exilio interior del magisterio español

| Actualizado a 29 septiembre 2022 07:00
Cándido Marquesán
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La implicación de los maestros en el proyecto político de la II República fue clave. Por ello, la dictadura les dirigió los ataques más furibundos, aunque también a profesores de instituto, de Escuelas Normales, de universidad e inspectores.

Juan Manuel Fernández-Soria en La desmemoria de la educación republicana en el franquismo, refleja las razones de tal dureza hacia los maestros. De la charla Traidores radiada por una emisora de Tetuán, el 9 de agosto de 1936 de Galo Ponte y Escartín son las siguientes palabras, demoledoras y explícitas: «(...) irrumpieron en el Magisterio esos batallones de maestros (...) sin una cultura sólida (...) arrancaron de las escuelas la sagrada imagen del Redentor (...) organizaron milicias infantiles (...) haciendo de los niños unos perfectos marxistas, sin temor de Dios, cuya existencia negaban; sin cariño a la Patria, sin afecto a sus padres, sin pudor, sin vergüenza. Ved el fruto del ultramontano método de enseñanza de los maestros laicos, marcelinistas e ignorantes. Y estos sí que han infligido daño a España; estos sí que son los traidores a la Patria, estos sí que deben sufrir el castigo inexorable de los caballeros del honor, quienes los barrerán de los escalafones, primero, y de nuestra Nación, donde manchan su suelo al hollarlo...».

La represión fue brutal. Pagaron con la muerte, la cárcel, el exilio, y fueron sometidos a unos procesos de depuración con castigos diversos, desde destierro a otras provincias a la imposibilidad de ejercer provisionalmente su actividad e, incluso, de por vida.

La represión fue brutal. Pagaron con la muerte, la cárcel, el exilio, el destierro a otras provincias o la imposibilidad de ejercer su actividad incluso de por vida

Los exiliados a otros países pudieron continuar su proyecto educativo innovador y modernizador de la II República, como por ejemplo en México. El escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez señala que la Guerra Civil Española la ganaron los mexicanos. El ‘boom’ de la literatura latinoamericana no es concebible sin el exilio republicano: sin las editoriales, las revistas, los libros escritos en Latinoamérica por republicanos expulsados de España tras la victoria del fascismo. A México llegaron muchos gracias a la generosidad de su presidente Lázaro Cárdenas. Un ejemplo. El viaje del barco del Sinaia organizado con ayuda del Servicio de Evacuación de Refugiados españoles controlado por el Gobierno republicano. Luego otros buques como el Ipanema o el Mexique; el último fue el Nyassa, en 1942. Desembarcaron unos 25.000 exiliados republicanos.

Pero quiero detenerme en otro exilio del magisterio, el interior, dentro del territorio español, menos conocido, cuya memoria ha estado prácticamente sepultada. El exilio, como comenta Fernández-Soria, significa una separación y desvinculación de la memoria colectiva, del aislamiento de los lugares y personas que la forman, de olvido de los ideales y causas por los que se luchó. Un maestro depurado Enric Soler lo expresa muy bien: «Lamentando la separación de mi tierra, pensé que tenía que superar este exilio; olvidé la política y, contento con mi carácter introvertido, me convertí en un solitario que iba a lo suyo». Y este castigo tuvo además el dramático efecto de que cuando el exiliado, cumplida la pena, retorna a su lugar de origen, se siente desarraigado, porque su memoria del pasado no se corresponde con la memoria oficial del presente. Este exilio interior sirvió para olvidar la memoria republicana.

Por otra parte, como en una sociedad vigilante e institucionalizada, la denuncia anónima y la depuración nunca está acabada, el silencio se normalizó. Muchos maestros tras la depuración interiorizaron la derrota e incluso cierto sentimiento de culpa. Se convirtieron en carceleros de sus recuerdos, crearon una prisión para su memoria. El silencio se convirtió en un mecanismo de autodefensa para sobrevivir. Tuvieron que arrastrar siempre su condición de derrotados y señalados, y a lo único que aspiraron fue al anonimato. La represión consiguió plenamente su objetivo: la interiorización de la derrota como instrumento de disuasión para recomponer el tejido ciudadano, que fructificó en tiempo de la II República.

Realmente fue un tiempo de silencio cercado de «muros de soledad», así se titula un poema del maestro depurado Juan Lacomba. Muros de soledad cierran el tiempo/Muros de soledad son dura cárcel/Donde el silencio enciende sombras/ Donde está preso y sin destino el aire.

Muchos maestros tras la depuración, interiorizaron la derrota e incluso cierto sentimiento de culpa. Se convirtieron en carceleros de sus recuerdos

Muros que se hacen más gruesos cuando se produce un exilio profesional. Los depurados, separados de su profesión temporal o permanentemente, a veces con suspensión de empleo y sueldo, se ven obligados al desempeño de trabajos muy diferentes a su profesión: vendedores, albañiles, administrativos... Otros, sin abandonar la enseñanza, dieron clases particulares o en centros privados, donde su tarea docente siempre controlada era muy diferente a la anterior. Esto provocó a menudo el desaliento pedagógico al darse cuenta de ser un trabajo inútil para el cambio social, como también dudar de su valía profesional. Cuando se reintegran a su plaza, la desconfianza de sus compañeros, el hostigamiento institucional, dañaron profundamente los sentimientos de muchos. Todas estas circunstancias acompañadas con muchas penurias económicas.

La memoria de ese exilio interior tiene que ser rescatada para conocer nuestro pasado, aunque muchos historiadores cuestionan su validez. Historia y memoria son distintas. Esta pertenece al ámbito de las emociones y los sentimientos, aquella es ciencia del pasado construida a través de vestigios, que permite la comprensión de lo ocurrido. Mas la historia no muestra toda la realidad, solo una parte. La memoria puede hacer visible lo invisible, la ausencia, lo derrotado, lo que la historia al servicio de los vencedores arrojó al olvido. Atender a la memoria, aceptar su capacidad de cuestionar y de rectificar lo que la historia ha dado por ya estudiado, es una exigencia ética con un pasado omitido que servirá para el hoy y el mañana.

Termino con una cita muy oportuna de Günter Schawaiger: «¿Qué pasa con algunos historiadores españoles para que tengan tanto miedo a la memoria de la gente? ¿Hemos llegado a tal arrogancia académica que las víctimas tengan que pedir permiso a los historiadores para saber si su sufrimiento fue verdad o un simple espejismo?».

Comentarios
Multimedia Diari