El papel: un medio importante para la comunicación escrita

Quizás haya quien crea que el uso de papel está muerto. Pero no es así. Todavía hay quien le da mucho valor a pasar páginas mientras se relaja en un buen sillón. El papel sigue siendo muy importante a la hora de llevar la información al público.

| Actualizado a 28 julio 2017 06:38
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Las nuevas tecnologías han cambiado la manera en cómo se veía el mundo. Poco a poco, parece, que han relegado los libros impresos o la música en CD o los, ya extintos cassettes, a un segundo plano. Ahora mucha gente lee libros en formatos digitales mediante tabletas o con el ordenador. Incluso los móviles pueden servir ya, a pesar de pantallas cada vez más pequeñas, para leer o enterarte de noticias mientras vas en tren al trabajo. ¿Esto significa que la impresión de catálogos ha muerto? En realidad no. Todavía hay personas a las que les gusta tocar el papel mientras toman un café o están relajados en casa frente al televisor.

Las ventajas que ofrece un catálogo impreso

Puede parecer que el uso de medios digitales atrae más la atención del público, pero no siempre se cumple esta premisa. En muchas ocasiones, cuando alguien recibe un catálogo online por email, suele mandarlo a la papelera rápidamente. Tal vez se pare a mirarlo, pero el tiempo que usa para observar los productos del catálogo digital es menor al utilizado para ver un catálogo en papel. Quizá se deba a que se pasa cada vez más tiempo frente a pantallas.

Muchos trabajos ya se realizan por ordenador. Esto ayuda a que haya gente que pueda trabajar desde casa, o hacer los trabajos de manera más rápida y concienzuda porque toda la información está a un click de ratón. Además de ordenadores, las tabletas están tomando su posición. Se usan para poder trabajar fuera de la oficina, para leer, para jugar, para escribir. Todo lo llevas en la tableta. Y por último, los móviles inteligentes. ¿Quién no lleva hoy en día uno de ellos? Mensajes, música, fotos. Todo está en este pequeño aparato que se lleva en un bolsillo. Pero la tecnología está saturando y cuando se llega a casa, tener un catálogo entre las manos, lo mismo que un libro, hace que pasar páginas sea una actividad relajante después de un duro día de trabajo. Aunque hay tabletas con las que se puede fingir que se pasan páginas mientras lees, la sensación no es la misma que la real.

Vivimos en una época en la que el cambio climático ocupa todas las portadas de los diarios de noticias. La conciencia ecológica está a la orden del día y se intenta, por todos los medios posibles, hacer actuaciones que consigan parar el deterioro del medio ambiente. Por eso, algunos dicen, que el papel hay que desecharlo. Hacer catálogos o libros en papel, empeora la calidad del medio ambiente. ¿Es eso cierto? La verdad es que no. Lo que nadie recuerda es que el papel es reciclable, y por lo tanto, amigo del medio ambiente.

Antes se decía que “quien tiene la información tiene el poder”, pero se podría decir mejor “tiene la duda”. Internet es una puerta a la información. Si quieres comprar algo, hacer un viaje o un regalo, hay tantas páginas webs que ofertan casi los mismos productos que no sabes donde parar. Pasas una página y otra y otra. Al final se recibe tanta información que uno se cansa y deja de buscar. No pasa lo mismo con un catálogo. Si se hace de la manera adecuada puede llamar tanto la atención, que los clientes se quedarán con tu marca.

Un papel apropiado, una buena distribución del espacio y una encuadernación adecuada pueden conseguir que un cliente se acuerde de ti cuando necesite comprar un producto.

Es importante que un catálogo tenga un buen uso del espacio. Hay algunos catálogos que están llenos de fotos, precios y dibujos de ofertas tan juntos unos de otros que te acabas mareando. Pero permitir espacio suficiente, que no parezca todo un enredo, ayuda a que el cerebro asimile lo que está viendo.

Ahora los catálogos finos de dos o tres páginas, no llaman tanto la atención. Se tiran rápidamente sin mirar, tan siquiera, que es lo que ofrecen. Pero un catálogo en buenas condiciones, puede llegar a parecer un producto de lujo. Algo que quieres tener para sentarte tranquilamente a ojearlo en casa, cuando estés tranquilo. A veces, incluso, dejarlo unos días sobre la mesita de centro y ojearlo durante el tiempo libre del que dispones el fin de semana. Se convierte, casi, en un libro de cabecera. Este tipo de catálogos dan la sensación de opulencia, y terminan siendo los más buscados por los clientes. También aquellos que tienen cupones de ofertas. Y es que la economía es lo principal.

Es muy fácil conectar los catálogos de papel con lo digital. Al final del mismo se puede añadir un código QR que lleve al cliente a la página web de la empresa. Y es que, querer tener catálogos impresos, no quita que se pueda publicitar la empresa en medios digitales.

Por qué acudir a una imprenta online

Quizá, después de leer esto, algunos empiecen a plantearse que los catálogos en papel siguen siendo un medio aceptable y muy recomendable para llegar a los clientes potenciales. Catálogos atractivos, bien diseñados y personalizados para el tipo de personas a las que se dirigen los productos ofertados. Pero ¿en quién confiar para realizar estos catálogos? Es muy sencillo utilizando una imprenta online.

Usar una imprenta online tiene muchas ventajas. Por ejemplo, puedes hacer tu mismo los cálculos de los costes de realizar los catálogos, sin sorpresas. Además podrás diseñar tu propio catálogo, a tu gusto, para que luego se imprima. Las entregas son rápidas. Y se dispone de diferentes formatos entre los que elegir para realizar el catálogo.

No solo se pueden hacer catálogo en una imprenta online, también carteles, carpetas, flyers. Y además, los costos suelen ser menores. La comodidad de hacerlo todo desde casa es un valor añadido. En el momento que uno quiera y pueda ya que no hay horario.

 

Comentarios
Multimedia Diari