Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Con mirada de niño

A través de los Paneles Públicos Asesores, BASF y Repsol se acercan a los más pequeños para conocer su punto de vista sobre la Industria Química, en un diálogo participativo

Diari de Tarragona

Whatsapp
La primera sesión acerca la Industria Química a las aulas.  FOTO: cedida

La primera sesión acerca la Industria Química a las aulas. FOTO: cedida

En su compromiso continuo con la sociedad, algunas empresas de la Industria Química han desarrollado los Paneles Públicos Asesores (PPA). Es una herramienta que mantiene un diálogo abierto y sincero con la comunidad vecina más cercana de tal manera que las empresas reciben información de los ciudadanos con los que conviven de forma diaria. La mejor manera para conocer la opinión de una parte de la sociedad, que no puede ser más sincera que la expresada por los propios niños. 

 

Los PPA se empezaron desarrollando con adultos hace dos décadas. Pero en los últimos años también se ha decidido enfocarlos hacia los más pequeños para conocer sus opiniones, inquietudes y puntos de vista sobre el mundo de la Industria Química. 

A través de la formulación de preguntas sobre la Química y todo lo que a ella envuelve, los niños y niñas, de quinto y sexto de Primaria, pueden ampliar y mejorar el conocimiento sobre el sector y sus empresas. Al mismo tiempo, abordan prejuicios sobre la Química y el entorno inmediato del emplazamiento de las plantas. 

Las escuelas que han participado en los PPA para niños son la Escola de la Canonja, la Escola Cèsar August de Tarragona, la Escola Mare de Déu del Lledó de la Pobla de Mafumet, la Escola Centcelles de Constantí y la Escola Saavedra de Tarragona.

Para las compañías les supone una plataforma donde se resuelve, aumenta y mejora la información que tiene la sociedad de ellas. Las sesiones se desarrollan en la escuela y en las plantas químicas en un contexto de trabajo activo y constructivista.

BASF, la impulsora
La empresa alemana BASF fue la primera en desarrolla un PPA para niños. Ya lleva dos años con esta experiencia y los jóvenes estudiantes han participado ya en cuatro sesiones. Dos escuelas, una en La Canonja, situada delante del centro de producción de BASF en el Polígono Sur del polo petroquímico de Tarragona, y otra en la ciudad de Tarragona, son las participantes con una treintena de niños.

En la primera sesión los niños dibujaron su idea de las fábricas de la Industria Química. Humo, chimeneas, colores grises, tristeza, fueron el resultado. Esos clichés extendidos en la sociedad. Tras una segunda sesión, que tuvo lugar en la planta de BASF, dónde conocieron aspectos relacionados con el medio ambiente, sus dibujos se colorearon y empezaron a cobrar vida. Las otras dos sesiones han sido más monográficas para abordar los temas que más les han preocupado a los estudiantes.

Repsol se acerca a las aulas
La compañía Repsol también ha apostado por desarrolla un PPA para niños. Siguiendo la metodología utilizada en la experiencia de la multinacional alemana BASF, han configurado su propia herramienta. Por el momento ha tenido lugar una primera sesión de acercamiento a las aulas en la que los niños han mostrado su punto de vista de la Industria Química a través de dibujos.

Esta misma semana, han tenido una segunda sesión en la planta de Repsol, en la que han podido ver de cerca a los bomberos, la sala de maquetas, vídeos de la compañía y espacios verdes, entre otros escenarios. Sin sus dibujos se han transformado, así como también lo ha hecho su visión de este sector.

Pero ¿cómo se gesta la iniciativa? La experiencia del Panel de Niños surge del interés inicial de BASF y compartido después por Repsol, con la intención de ampliar su trabajo en la gestión del entorno a través del del Panel Público Asesor de adulto, a los niños. 

Se encargó a la empresa Ceres, experta en el desarrollo de instrumentos de Dialogo Activo y en procesos de Participación Ciudadana, la tarea de extrapolar esta experiencia a la sociedad del futuro, los niños. La empresa se basó en el desarrollo de las competencias básicas del alumno, del modelo constructivista usado en educación, y también se inspiró en la experiencia del Consell de nens del Museu Blau, del Museu de Ciencies Naturals de Barcelona. 
 

Temas

Comentarios

Lea También