Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La industria química podrá abaratar costes eléctricos

El cambio de la Ley del Sector Eléctrico creará redes cerradas con costes reducidos para los complejos electrointensivos, una vieja reivindicación en Tarragona

EFE

Whatsapp
Imagen de archivo de la industria química del Camp de Tarragona. FOTO: CEDIDA/CARLES FARGAS

Imagen de archivo de la industria química del Camp de Tarragona. FOTO: CEDIDA/CARLES FARGAS

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes modificar la Ley del Sector Eléctrico para permitir crear redes cerradas con costes reducidos para la industria electrointensiva, que contará con un estatuto propio que reconozca sus particularidades en un plazo de seis meses.

El cambio legal, que ha sido incluido en el decreto-ley aprobado por el Gobierno y que tendrá que convalidar el Parlamento, responde a una demanda de los sectores que más electricidad consumen, como el siderúrgico, el cementero y el químico.

Con esta red cerrada de distribución eléctrica disminuirán los costes de energía para la mediana y gran industria, concentrada en ámbitos territoriales reducidos, por ejemplo Tarragona y Huelva, según ha indicado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en rueda de prensa en La Moncloa. 

Además, las redes cerradas garantizarán unas condiciones de conexión a la red pública, de manera que esta no quede afectada. «El mensaje más positivo de este real decreto es el apoyo a la competitividad de una industria que crea valor y riqueza y está territorializada y también combate el reto demográfico, la despoblación», ha subrayado Maroto.

El decreto-ley establece los principios básicos que deben regir la constitución de estas redes y fija un plazo máximo de seis meses para que el Gobierno desarrolle el reglamento que recoja el procedimiento.

En ese reglamento se detallarán los requisitos que deberán cumplirse para la autorización administrativa, de acuerdo con los principios de sostenibilidad económica y financiera del sistema, eficiencia energética y transición justa. También tendrá el Gobierno seis meses de plazo para elaborar y aprobar un estatuto que reconozca las particularidades de aquellos consumidores con un elevado uso de electricidad, un gran consumo en horas de baja demanda eléctrica y una curva de consumo estable y predecible.

Las empresas electrointensivas tienen en el precio de la luz uno de sus principales factores de producción y mediante el estatuto propio podrán mantener la competitividad y cuota de mercado, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. El estatuto y el reglamento que desarrollará el cambio legal permitirán a las empresas electrointensivas contar con escenarios predecibles para sus costes energéticos y así podrán reducir la volatilidad inherente a los mercados energéticos globales y dotar de mayor seguridad a sus inversores industriales.

Temas

Comentarios

Lea También