Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Plataforma logística del Mediterráneo

El Port de Tarragona aspira a convertirse en ‘hub’ para reexpedir productos petroquímicos en Europa

Diari de Tarragona

Whatsapp
El Moll de la Química dispone de 36 hectáreas.

El Moll de la Química dispone de 36 hectáreas.

El Port de Tarragona quiere posicionarse como una de las principales plataformas logísticas de distribución de productos químicos en el Mediterráneo como ya ha hecho por ejemplo con el tráfico de la pasta de papel y productos forestales de la mano de Euroports. 

Los hubs petroquímicos más importantes hasta ahora eran tres:el de Singapur en Asia, el de Houston en Estados Unidos y el conformado por los puertos de la zona ARA (Amsterdam, Rotterdam y Amberes) en Europa. Pero el Port considera que parte de los flujos procedentes de Oriente Medio y  América destinados a los países europeos podrían canalizarse a través de otros puertos mediterráneos, entre ellos el de Tarragona. 

La reciente ampliación del Moll de la Química, que en 2014 dobló capacidad y pasó de 18 a 36 hectáreas, es una buena carta de presentación para lograrlo. En los terrenos ganados, pueden ubicarse depósitos de hasta 25 metros de altura y con ello aumentar el volumen total de almacenamiento de líquidos a granel hasta los 8 millones de toneladas. 

A día de hoy, ya se ha concesionado el 90% de la ampliación del muelle de la Química y queda poco más de una hectárea libre. Las empresas concesionarias son: Vopak-Terquimsa (29.985,55 metros cuadrados), TEPSA (13.091,97) y Euroenergo España (81.439,60).

Sus instalaciones pueden almacenar gran variedad de productos líquidos con todas las garantías de seguridad, independientemente de si son petróleos, hidrocarburos, petroquímicos, químicos u otras mercancías peligrosas, que se pueden almacenar en tres terminales independientes.

Evidentemente la ampliación servirá para dar respuesta a las necesidades de las empresas petroquímicas instaladas en los polígonos petroquímicos norte y sur de Tarragona. Pero además, el Moll de la Química debe aspirar a recepcionar, procesar y reexpedir productos petroquímicos en el Mediterráneo occidental. Un objetivo 

Con la ampliación el Port de Tarragona ofrece a los grandes barcos una nueva puerta de entrada y de distribución para abastecer a los mercados de la cuenca del Mediterráneo (Francia, Italia, Grecia, Turquía, norte de África...). 

A las ampliadas instalaciones, el Port añade otra ventaja estratégica: la travesía desde Oriente Medio se reduce en dos días, abaratando los costes logísticos, económicos y medioambientales de las navieras. 

Según Genoveva Climent, directora comercial del Port de Tarragona, otras ventajas competitivas para los operadores interesados en desviar tráficos serán el proyecto Puerto-Centro, que permitirá al Port disponer de una terminal intermodal interior para contenedores y carga general en el municipio de Marchamalo, a cinco kilómetros de Guadalajara y a poco más de 50 de Madrid y el esperado avance del Corredor Mediterráneo.

Segunda edición del Hub Day

El próximo noviembre el Port de Tarragona celebrará la segunda edición del Hub Day, organizado conjuntamente con ChemMed y los operadores de las terminales de almacenamiento químico y petroquímico, en el cual profesionales procedentes de toda Europa realizarán una sesión de trabajo para encontrar líneas de potenciación de las plataformas logísticas del Mediterráneo Occidental como puertas de entrada alternativas a los puertos de la zona ARA (Amsterdam, Rotterdam y Amberes).

Dos de los puertos invitados para reivindicar el Mediterráneo como región ‘hub’ de productos líquidos a granel son Génova y Marsella. La intención es analizar con ellos los flujos que sería factible captar y trabajar conjuntamente para ello.

Temas

Comentarios

Lea También