Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

1.700 plantas decomisadas este último mes en Reus: El negocio de la marihuana 'indoor'

El cultivo de interior se ha profesionalizado. El coste asequible de la infraestructura se traduce en un elevado rendimiento

Joan Morales

Whatsapp
Imagen de archivo de la plantación ´indoor´ de marihuana decomisada en Reus el pasado 30 de marzo. Foto: Mossos d'Esquadra

Imagen de archivo de la plantación ´indoor´ de marihuana decomisada en Reus el pasado 30 de marzo. Foto: Mossos d'Esquadra

El pasado mes de marzo se decomisaron, en diferentes operaciones policiales, más de 1.700 plantas de marihuana de interior en la ciudad de Reus. No se trata de ninguna casualidad, ya que desde hace unos años, coincidiendo con la crisis económica y el embargo de muchos pisos por parte de los bancos, este tipo de plantaciones ‘indoor’ han proliferado, según confirma la sargento subjefe de la Unitat d’Investigació de l’Àrea Bàsica Policial Baix Camp-Priorat. «Marihuana siempre se ha plantado, pero la diferencia es que antes la mayoría de plantaciones eran de exterior y seguían el ciclo de la naturaleza, es decir una cosecha al año y, normalmente, para consumo propio», comenta para el Diari esta responsable de los Mossos.

Pero los tiempos han cambiado y las plantaciones de marihuana ‘indoor’ se han convertido en un auténtico negocio para muchas organizaciones criminales. «Con los años, el consumo de marihuana ha ido a más y la crisis ha dejado muchas casas y naves industriales vacías, donde el cultivo de marihuana y su posterior tráfico es mucho más fácil», comenta la investigadora.

Además, la gran diferencia con las plantaciones de exterior es que «las de interior ofrecen un rendimiento mucho más alto, ya que pueden hacerse entre tres y cuatro cosechas al año. Para ello, basta con montar una infraestructura relativamente asequible con una buena iluminación, muchos fertilizantes, riego automático y aparatos de extracción de aire. Sin olvidarnos de que las semillas cada vez son mejores», explica la sargento de la policía autonómica. El problema para los que se dedican a este tipo de cultivos es el mantenimiento eléctrico y de agua de estas plantaciones, por lo que habitualmente lo que hacen es «pinchar el suministro de la red o de otros vecinos. Por eso cuando tenemos sospechas de que puede haber una plantación en una casa o nave, pedimos las facturas a la compañía eléctrica», informan los Mossos.

Un cultivo que va a más

Desde la policía autonómica tienen muy claro que las plantaciones de marihuana de interior «son un tipo de cultura que va a más. Cada vez encontramos más, pero no damos a basto. Por mucho que encontremos plantaciones, paralelamente ya se están montando otras. Es un degoteo constante y creemos que, dentro de unos años, el tráfico de marihuana acabará superando al de hachís, porque en España y Catalunya somos grandes productores y consumidores de marihuana».

Temas

  • REUS

Lea También