Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Absuelto el joyero de Reus acusado de pertenecer a una banda de ladrones

La Audiencia de Lleida juzgó a ocho procesados por más de una treintena de robos en España. Sólo se les condena por 14

Àngel Juanpere

Whatsapp
Miquel Camprubí, durante su declaración en el juicio que se celebró en la Audiencia de Lleida. FOTO: ACN

Miquel Camprubí, durante su declaración en el juicio que se celebró en la Audiencia de Lleida. FOTO: ACN

Miquel Camprubí, el joyero de Reus juzgado hace unos días en la Audiencia Provincial de Lleida acusado de pertenecer a un grupo de ladrones y de vender en su establecimiento material procedente de los asaltos ha sido finalmente absuelto, según la sentencia a la que ha tenido acceso el Diari . El acusado se enfrentaba a tres años de prisión y multa de 9.000 –además de tres años de clausura de su tienda– por receptación y pertenencia a grupo criminal. De los ocho acusados de formar parte del grupo, tres han sido absueltos. Entre los condenados están el reusense Antonio B.B. –cinco años y cuatro meses de prisión– y Juan Bautista G.B. –seis años y medio de cárcel–, vecino de Móra la Nova.

El 9 de febrero de 2015, los Mossos registraron la joyería de Camprubí y hallaron 35 «indicios o evidencias» de las cuales el acusado manifestó que no podía justificar documentalmente su procedencia. Para la Audiencia, la falta de acreditación del origen de los efectos intervenidos «puede dar lugar a una cierta sospecha, pero desde luego sin base suficiente para ser elevada a la categoría de prueba de cargo apta para destruir la presunción de inocencia».

Las joyas incautadas fueron publicadas en la web oficial de los Mossos por si sus legítimos propietarios las podían identificar. Algunas personas se interesaron por recuperar los efectos. Pero ninguna compareció en el juicio para declarar al respecto. Además, dichas personas no se corresponden con los perjudicados por los robos de los que se acusaba a la banda. Ninguno de los objetos intervenidos en la joyería corresponde con el botín de los casos que se pusieron a juicio.


No es concluyente
Los magistrados consideran que tras el análisis de las intervenciones telefónicas, «en modo alguno pueden estimarse concluyentes para considerar la comisión de un delito de receptación», únicamente, en todo caso, la existencia de algún contacto con el resto de acusados.

A pesar de que se acusaba a la banda de una treintena de robos en domicilios, finalmente la Audiencia los condena por 14, ocurridos entre septiembre de 2014 y enero de 2015. Fueron cometidos en las provincias de Zaragoza, Castelló, València, Lleida –Castellserà y Vallbona de Balaguer–, Granada, Jaén, Teruel y Huesca.

El abogado de Miquel Camprubí, David Rocamora, mostró ayer al Diari su satisfacción por la absolución de su cliente.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También