Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Absuelto un joven que quemó un contenedor ya que el caso ha prescrito

Inicialmente fue acusado de un delito, pero como no hubo daños el asunto ha sido calificado como falta, y ha caducado

Àngel Juanpere

Whatsapp
Imagen del descampado próximo al Parc de la Festa donde se sitúan contenedores los días de concierto. Foto: A.M

Imagen del descampado próximo al Parc de la Festa donde se sitúan contenedores los días de concierto. Foto: A.M

La Audiencia Provincial de Tarragona ha absuelto a un joven que pegó fuego en un contenedor en Reus porque los hechos han prescrito. Lo recoge una sentencia de Sección Cuarta, que de esta manera revoca una emitida inicialmente por el Juzgado de lo Penal 1, que había sentenciado al procesado a 360 euros de multa por un delito de daños en grado de tentativa.

Los hechos ahora juzgados se remontan a las 1.20 horas de la madrugada del 24 de junio de 2013. El acusado, sin antecedentes penales, «con la finalidad de causar daño», utilizó un encendedor y prendió fuego a un contenedor situado en las proximidades del acceso al Parc de la Festa de Reus, zona en la cual se estaba celebrando un concierto. No obstante, el acusado no consiguió su propósito porque dos testigos se percataron de los hechos y uno de ellos acudió a apagar el fuego, sin que llegase a causar daños en el contenedor.

El contenedor fue valorado en 960 euros  (793,39 correspondientes al importe del material y 166,61 al IVA).

El acusado presentó un recurso de apelación contra la sentencia condenatoria inicial. Aseguraba que no había prueba suficiente de que los daños superasen los 400 euros –si los sobrepasan es delito y el plazo de prescripción de la causa es mayor–. El informe pericial fue impugnado por la defensa al no haber podido ser cometido a contradicción dado que el perito no compareció a juicio, de modo que pedía que los hechos fuesen calificados como falta. A esta pretensión se oponía el fiscal, al entender que se había realizado una valoración correcta y pormenorizada de la prueba.

Sin dudas

Los magistrados de la Audiencia Provincial aseguran, en su sentencia de apelación, que no hay duda de que el acusado quiso provocar un incendio, como así lo manifestaron dos testigos –uno de ellos mosso d’esquadra–, una versión que no fue desmentida por el acusado ya que no compareció al juicio.

Uno de los testigos aseguró que estaba con su novia y otra persona. Vieron a un chico con algo en la mano que tras acercarse a un contenedor hizo un movimiento con fuego, viendo a continuación una llama. También lo vio con el brazo metido hasta el hombro en el contenedor y que lo reconoció una vez lo había detenido la Policía. También declaró que él mismo se aproximó al contenedor y apagó el fuego con la mano y con el llavero y que posiblemente el fuego se habría apagado solo. El segundo testigo, un mosso fuera de servicio, dijo que vio a un chico con la cabeza dentro del contenedor que salió corriendo y a continuación vio una llamarada. Se fijó en que se metía en un vehículo, hecho que comunicó a un agente de la Guàrdia Urbana.

Importe de daños

Sobre el importe de los daños, la Audiencia da la razón al apelante, ya que el perito no fue citado a juicio –a pesar de haberlo pedido el abogado defensor– ni la propia empresa reclamó por los daños. Pero es más, el juez reconoce que no llegaron a causarse daños en el contenedor. Por ello, no se trataría de un delito sino de una falta.

Los hechos han prescrito por el tiempo de paralización de la causa. El 23 de julio de 2013 se dictó el auto de admisión de pruebas y señalamiento de juicio y el 23 de octubre se dictó auto de suspensión del señalamiento por incomparecencia de dos testigos y se fijó un nuevo señalamiento. El 24 de abril de 2014 se suspendió de nuevo el juicio, que se fijó para el 19 de enero de 2015, y se volvió a suspender. Finalmente se celebró el 8 de julio de 2015 sin la presencia del acusado.

Desde que se señala la primera fecha de celebración de juicio hasta la fecha efectiva de celebración se ha sobrepasado con creces el plazo prescriptivo de seis meses.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También