Más de Reus

Adif reparará las goteras del puente del barrio Gaudí de Reus

Una vez resueltas las filtraciones, el Ayuntamiento vestirá el túnel con los colores que el arquitecto Bofill usó en sus bloques y lo dotará de carril bici, pasos, luz y reductores de ruido

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
Una recreación del aspecto que tendrá el acceso a la zona una vez ejecutada la reforma. FOTO: CEDIDA

Una recreación del aspecto que tendrá el acceso a la zona una vez ejecutada la reforma. FOTO: CEDIDA

El puente ferroviario del barrio Gaudí debería, por fin, dejar de sufrir sus históricas filtraciones de agua. Adif se ha comprometido a reparar las goteras del túnel bajo las vías antes de que el Ayuntamiento ejecute en este punto una profunda remodelación, presupuestada en unos 575.500 euros, que lo dotará de carriles bici, pasos de cebra elevados, más iluminación y paneles reductores del ruido del tráfico, ahora con límite de 30 kilómetros por hora. El proyecto ejecutivo, que acaba de ser aprobado –fuentes municipales indican que el dibujo que se dio a conocer hace unos meses era una idea previa– especifica que «los grafitis que actualmente están en las aletas de entrada se mantendrán». El interior del túnel, además, se vestirá de «los colores con los que el arquitecto Ricard Bofill pintó cada comunidad de viviendas cuando diseñó el barrio Gaudí».

La Associació de Veïns del Barri Gaudí, que había apostado por introducir algún cambio en la actuación inicialmente prevista, está pendiente de analizar el proyecto. El túnel abarca 12 metros de ancho. Los planes mantienen el propósito de dar lugar a una sola acera para los dos sentidos. Aunque en un principio se estableció que la acera midiese 2,2 metros de ancho, la documentación más reciente le reserva 2,65. Una barandilla la separará de la calzada. Los carriles bici serán dos, uno por sentido, de 1,5 metros de anchura y rojos. Habrá dos pasos de peatones elevados y pavimento táctil. A lo largo del túnel se colocarán paneles contra el ruido y algunos estarán suspendidos en el aire. En ellos se aplicarán los colores de Bofill. La iluminación se renovará. Las obras durarán cuatro meses.

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, explica que esta «es una histórica reivindicación de los vecinos en que me he implicado personalmente y, por fin, le podemos dar respuesta después de intensas negociaciones con Madrid». La solución, añade, «acercará el barrio a la ciudad, haciendo el paso más amable, cómodo y seguro». La concejala de Urbanismo, Marina Berasategui, apunta que «el diseño muestra la apuesta del gobierno por la movilidad sostenible: más saludable, eficiente y segura, que incluya todas las alternativas para desplazarse» y que «se introducirá la carta de colores del barrio Gaudí, poniendo en valor su identidad».

Temas

Comentarios

Lea También