Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ainoa Badia (Reus): las emociones cuentan en la docencia

La profesora aporta en el libro ‘No es suerte, es esfuerzo’ sugerencias y consejos para educar en valores, en el trabajo y en el diálogo en todas las edades, pero especialmente en la adolescencia

Gloria Aznar

Whatsapp
La reusense Ainoa Badia en Escocia, donde reside actualmente. FOTO: Cedida

La reusense Ainoa Badia en Escocia, donde reside actualmente. FOTO: Cedida

«En ocasiones hay alumnos que atribuyen a la suerte los buenos resultados de sus compañeros. Pero no es suerte. Bajo mi punto de vista la mayoría de cosas que tienes en esta vida es porque te lo has ganado tú y esto hay que tenerlo claro», asegura Ainoa Badia Alsina, una reusense que impartía clases de matemáticas en el instituto Ramon Berenguer IV de Cambrils hasta que decidió marcharse con su familia a Escocia.

No es suerte, es esfuerzo (Universo de letras) es precisamente el título de su primer libro, que trata sobre una docencia humana y emocional y que ha salido recientemente publicado. «Cuando ejercía en Cambrils, los padres me comentaban sus inquietudes y siempre pensé que me hubiera gustado tener un libro con el que responderles, en un momento además en que yo también iba a ser madre por primera vez», comenta.

Ese libro no existe por lo que ha sido ella la que ha recopilado su experiencia en este volumen. «Hablo de la educación desde una perspectiva de los profesores pero también desde los alumnos, ya que mi experiencia me lo permite», explica. 

Motivos de fracaso, sobreprotección, tecnología, valores, gestionar las emociones, el elogio y el perdón son algunos de los temas que trata en 'No es suerte, es esfuerzo'.

Así, No es suerte, es esfuerzo aborda puntos que considera básicos, aporta documentación intercalada con anécdotas personales así como sugerencias y consejos, «pero muy modestos porque hay muchas formas de educar». Entre los temas a tratar destaca los motivos de fracaso, ese quebradero de cabeza del sistema educativo y social actual. «Algunas causas de fracaso vienen porque igual no se le ha dado suficiente afecto a los hijos. De igual manera, también hablo de la adolescencia, una etapa que para mí es muy importante».

Ainoa es madre de dos hijos, de dos y cuatro años. «Aprovechando una excedencia de dos años nos vinimos a vivir a Escocia y he ocupado parte de este tiempo en escribir el libro», en el que ha podido plasmar su visión como madre, «ya que mis hijos me han ayudado a ver muchas cosas», cuenta.

Los tipos de inteligencia, los valores, el gestionar las emociones, la sociabilización, el elogio y el perdón son algunos de los temas que incluye en No es suerte, es esfuerzo. «Personalmente, a base de hablar con los alumnos, conseguía que trabajaran. Al final, todo ese sacrificio acaba dando sus frutos, si no en el momento, más adelante. Y lo que ocurre es que este esfuerzo no es únicamente de los alumnos sino que los padres también tienen que apoyar», lo que no significa en ningún caso hacer las cosas por ellos.

«La sobreprotección es otro de los puntos que trabajo porque son cosas que deben hacer ellos, si tienen que ser independientes, el esfuerzo debe ser de los menores. Los puedes ayudar, animarlos y echarles una mano pero no sentarse con ellos y hacerlo por ellos porque entonces no se les da ni independencia ni autonomía. Al revés».

Asimismo, la falta de concentración, el perfeccionismo y las nuevas tecnologías son otras de las cuestiones. «Hay que tener en cuenta que si a veces a los padres nos cuesta desconectar, con los niños todavía es peor, pero todo se puede utilizar si se hace un buen uso, de manera razonable y si la actividad lo requiere», defiende en relación al uso del móvil en clase, eterno y actual debate.

Para Ainoa, las emociones cuentan cuando se trata de educar. «En mi libro hablo de los hijos y de los docentes, pero sobre todo de la gente». En este sentido apunta que es importante comparar «el antes y el ahora. Años atrás lo que decía el profesor iba a misa y a los hijos ni se les escuchaba y ahora es al revés. A veces se les da credibilidad a ellos por encima de todo. En mi opinión ambas posturas son un error. Se tiene que dialogar siempre», concluye.

Recomendaciones desde Escocia

Ainoa Badia es licenciada en matemáticas y docente por vocación. Con este volumen pretende «proporcionar herramientas fáciles y útiles para cualquier educador y así poder beneficiar el desarrollo de cada niño y cada joven».

Temas

Comentarios

Lea También