Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Aitor Díaz: 'La halterofilia no miente sobre tus debilidades'

Entrevista al practicante de halterofilia

Cristina Valls

Whatsapp
Aitor Díaz alzando unas pesas . Foto: Alba mariné

Aitor Díaz alzando unas pesas . Foto: Alba mariné

- ¿Cómo fue que eligió practicar halterofilia?

- Todas las pruebas que se realizan son las típicas que haría un bombero. Empezamos a iniciarnos en todo el tratado físico y vimos que la halterofilia movía todas las zonas musculares y las articulaciones. Entonces pensamos que sería un buen método de entrenamiento para fortalecer todo el cuerpo.

- ¿Notó cambios al empezar?

- Al principio, no se nota nada. Eres consciente que tienes limitaciones físicas, de fuerza, de elasticidad... pero los primeros avances los notas cuando ya llevas unos cuantos meses. De lo que si que te das haces a la idea es de las limitaciones psicológicas que tienes, porque desde luego aprendes a ser más paciente y constante. Yo ahora llevo cinco años, estoy muy satisfecho y, espero que sean muchos más.

- ¿Qué puntos débiles encontró en su caso al iniciarse?

- Sobre todo, la movilidad. Te das cuenta de que tus articulaciones no son tan flexibles como piensas. Hay que entrenar para que todos los ejercicios salgan más fluidos. Porque otra cosa no, pero la halterofilia no miente sobre tus debilidades, te las muestra y te ‘explica’ en qué condiciones está tu cuerpo.

- ¿Hay que echarle mucha dedicación entonces?

- Los cambios físicos aparecen rápido, pero tienes que ser resposable con el peso con el que trabajas. El desarrollo de la musculatura es increíble. Se tiene que pensar que en la halterofilia trabajas todas las capacidades físicas posibles con tan sólo un par de movimientos básicos.

- ¿Qué cree que ha aprendido en todos este tiempo?

- He aprendido a visualizar el camino hacía el objetivo, porque cuando tú consigues levantar un peso, ya vas a por uno mayor. Ylo que se tiene que hacer es disfrutar lo que hay en medio, ese recorrido que te lleva a conseguirlo.

- ¿Qué pasa cuando las metas se acaban, cuando las ha cumplido todas?

- Este deporte es tan extenso que creo que no tiene fin. Puedes ponerte el límite de peso que tú quieras, pero no tiene fin en cuanto a avance técnico, porque siempre puedes mejorar tu técnica de alguna manera, ya sea en rango de movilidad o en puntos clave de levantamiento.

- ¿Se necesitan ciertos requisitos para dedicarse a esto?

- La verdad es que todo se resume en trabajar de forma diaria y de realizar todos los movimientos bien, aunque sean pequeños. De hecho, son muy funcionales, sólo implica incidir en los que no sueles hacer. Este deporte lo pueden practicar desde los pequeños hasta los más mayores. Simplemente se tienen que conocer los puntos débiles, qué movilidad tienes, etc.

- Es decir, se adapta fácilmente a la gente que lo practica.

- Exacto. Se adapta a cualquier forma física, y cómo se identifican los puntos débiles, ya hay una guía natural para irlos fortaleciendo. Con lo cual consigues resultados muy positivos.

- Qué ocurre cuando ve que no puede realizar un ejercicio y fracasa. ¿Se desanima?

- A nivel mental tienes que estar preparado para visualizar qué quieres conseguir. Has de enfocarlo todo hacia la búsqueda de la solución, en el por qué nos estancamos, en qué movi miento estamos haciendo mal y en qué estamos fallando, en definitiva.

- Se puede pedir consejo también...

- Por supuesto, tener a alguien con experiencia al lado es vital. Los que llevan mucho más tiempo te observan y posiblemente se fijen en movimientos que haces mal o incluso en malas posturas que has convertido sin querer en malos vicios. Lo que yo le aconsejaría a alguien que no sabe qué la halterofilia, es que lo pruebe sin duda.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También