Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alertan de una posible estafa a tiendas con falsos certificados de alérgenos

Ofrecen a comercios de alimentación un documento obligatorio amparándose en la norma europea de alergias de alimentos
Whatsapp
La normativa busca que el cliente tenga toda la información para decidir qué alimentos puede consumir. Foto: A.M

La normativa busca que el cliente tenga toda la información para decidir qué alimentos puede consumir. Foto: A.M

El pasado mes de diciembre entró en vigor la normativa europea que obliga a informar a los clientes de la presencia de alérgenos en la comida, tanto a bares y restaurantes, así como establecimientos alimentarios que venden productos sin envasar.

Después de dos meses la nueva norma ya ha suscitado la picaresca de algunas empresas que, aprovechando su obligatoria aplicación, se han dirigido a diferentes establecimientos de alimentación para ‘venderles’ un supuesto certificado de alérgenos bajo el argumento de que es obligatorio con la entrada en vigor de la directiva europea.

Según ha podido saber el Diari una tienda de víveres recibió la semana pasada la visita de un comercial con la intención de vender un certificado de alérgenos, como si se tratase de un certificado de manipulador de alimentos. «Entró un hombre joven que, sin identificarse, insistió en que teníamos que disponer de un certificado de alérgenos desde diciembre», explica Anna, una de las afectadas. La misma se dio cuenta de que intentaban «timarle». «Enseguida que me di cuenta le dije que no era cierto, que la normativa no exige nada de estas características», asegura.

Al respecto, la dietista-nutricionista, Rosa Baró, quien también ha tenido conocimiento de este caso, señala que las principales novedades que incluye la directiva europea en relación a los establecimientos alimentarios son «que en caso de vender productos sin envasar deberán de proporcionar la información de alérgenos e intolerancias alimentarias y por otro lado promueve la buena formación de los manipuladores para evitar problemas con la contaminación cruzada». «No existe ningún certificado obligatorio», asegura Rosa Baró, quien confiesa «la indignación que le supone que otras personas se aprovechen del desconocimiento»

Al respecto de esta información fuentes de l’Agència de Salut Pública de Catalunya han explicado al Diari que la directiva de la Unión Europea obliga a informar de los alérgenos en productos que puedan causar alergias, pero no hace referencia a la necesidad de tener ningún certificado». Las mismas fuentes señalan que «el Estado está trabajando en la redacción de un reglamento que desarrollará la directiva europea».

Otros casos

El caso de Reus no es exclusivo. Según ha podido saber el Diari en Vielha también se han dado casos similares. «En Navidad ofrecían cursos de alérgenos telefónicamente e insistían en que la empresa tenía que tener un certificado por ley, que era obligatorio, al menos para manipuladores de alimentos más directos como los cocineros», explican y aseguran que «fueron días de acoso comercial de las academias de formación, algunos cursos incluso subvencionadas daban información incompleta y confusa».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También