Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alumnos venezolanos de la URV, sin divisas para pagar sus estudios

El Gobierno de Maduro les ha dejado en la estacada y no les autoriza a cambiar bolívares por euros para pagar las matrículas
Whatsapp
Celso Nuñez ha iniciado un master sobre turismo en la URV. Foto: Pere Ferré

Celso Nuñez ha iniciado un master sobre turismo en la URV. Foto: Pere Ferré

Celso Nuñez llegó este curso de Venezuela ilusionado por empezar el máster en Técnicas de Análisis e Innovación Turística que imparte la URV. Licenciado en Contabilidad, su intención era la de reforzar sus conocimientos en materia turística. Tras meses sopesando la posibilidad, finalmente se decidió por la calidad de los estudios y porque una tía suya vive en Reus. Al poco tiempo de su llegada, además, obtuvo una beca de asistente-docente en la Facultat de Ciències Econòmiques de Reus gracias a su currículum y experiencia profesional.

Pero las buenas noticias terminaron aquí. A finales del año pasado Celso recibió una notificación del gobierno de su país que le denegaba el cambio de moneda. Desde entonces no puede disponer de su dinero y vive con los 350€ mensuales que gana con la beca de la universidad y los menos de 100€ que le manda cada mes su familia. Y es que en este punto, cuenta, también existen restricciones, ya que un estudiante sólo puede recibir un máximo de 3.000 dólares al año.

Por todo esto, Celso atraviesa un momento muy complicado que sigue sin comprender. «Realicé todos los trámites y gestiones del curso de forma legal y cumplía con todos los requisitos. Todavía no logra entender porqué, sin razón aparente y con el curso ya empezado, se me comunicó que no puedo cambiar de divisa», denuncia.

Evidentemente, esto supone que no haya podido pagar la matrícula del máster que está cursando, con el agravante de que se le empezarán a recargar intereses todos los meses. Además, puntualiza, si la universidad le rechazara por impago pasaría a estar en el país de forma ilegal, ya que su permiso de estudiante en España está vinculado al de sus estudios.

«La situación es verdaderamente crítica. Vivir en estas condiciones y seguir el día a día de las clases cuando no tienes dinero ni para poder comer y no has pagado la matrícula es muy difícil. Por suerte tengo a mi tía que me ayuda, pero hay otros que todavía lo pasan peor».

 

Sin marcha atrás

El caso de Celso no es único en la URV, donde según él mismo estudian, como mínimo, tres estudiantes más que han preferido no participar en esta noticia. A pesar de las grandes dudas que genera la situación actual, todos ellos están decididos a continuar con los estudios. Además, en estos momentos tampoco disponen de recursos económicos para poder pagarse un billete de regreso.

«Los compañeros me han dado ánimos y me han recomendado que continúe, que una vez iniciada esta etapa de mi vida la mantenga y la solución surgirá tarde o temprano», sentencia, sin dejar de criticar que le parece injusto que la decisión se conozca con el curso ya empezado. En este sentido, expone que están a la espera de que el gobierno de su país les dé una respuesta al denominado ‘recurso de reconsideración’ que han interpuesto aunque se muestran pesimistas.

Celso, que dice hablar en boca del resto de estudiantes venezolanos de la Universitat Rovira i Virgili, quiere dejar claro que todo este problema no surge de que el gobierno de Venezuela haya decidido retirar una línea de ayudas sino por razones de falta de liquidez y del control sobre el cambio de divisas, la denominada Comisión de Administración de Divisas (Cadivi).

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También