Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Aparecen dos gatos posiblemente envenenados en una colonia de Reus

Los felinos fueron encontrados el viernes por la Associació Reus Gat, que puso el caso en conocimiento de la Guàrdia Urbana

Jordi Cabré - Francesc Gras

Whatsapp
Las colonias de gatos están pensados para que estos animales tengan un lugar en las ciudades y puedan convivir con los vecinos.

Las colonias de gatos están pensados para que estos animales tengan un lugar en las ciudades y puedan convivir con los vecinos.

La Associació Reus Gat alertó el viernes a la Guàrdia Urbana de la capital del Baix Camp de que alguien habría matado a dos gatos de la colonia situada en la avenida de Bellisens, cerca de la zona universitaria.

La entidad hizo fotos y esperó a que una patrulla policial llegara a la colonia para verificar la denuncia telefónica y que ellos abrieran diligencias de los dos animales fallecidos. No sería la primera denuncia por este tipo de maltrato animal.

La sospecha de envenenamiento se origina en el recipiente de agua que dejan los voluntarios para estos felinos. El color, rojizo, del líquido hizo sospechar de que alguna sustancia habrían mezclado con el agua que podría provocar la muerte de los gatos. Pero sin una analítica de laboratorio es imposible de verificar que el color del agua es por el añadido de un producto mortífero.

La Guàrdia Urbana de Reus abrió diligencias y reclamó la presencia de técnicos de la Última Llar, entidad que se encarga de la recogida de animales muertos o abandonados, para que se hicieran cargo de los dos ejemplares.

Los técnicos se llevaron a los animales si bien antes recibieron autorización del Ayuntamiento de Reus, concretamente del área de Medi Ambient, para poder analizar el agua del recipiente y practicar la necropsia a los dos felinos para buscar las causas de la muerte.

Aparentemente los dos gatos fallecidos presentaban un buen estado físico y por ello las sospechas y la principal hipótesis se centra en un envenenamiento por agua o por comida.

Tras obtener autorización del Ayuntamiento, la Última Llar se hizo cargo de los dos felinos y de una muestra de agua rojiza el mismo viernes por la mañana.

El informe de la necropsia y de la analítica se entregará en breve al Ayuntamiento de Reus para certificar si hubo o no envenenamiento de estos felinos.

Desde la Associació Reus Gat se admite que hay sospechas de la causa de la muerte, pero que se debe esperar a tener confirmación de los resultados antes de asegurar qué ocurrió en esta colonia de la avenida de Bellisens.

Temas

Comentarios

Lea También