Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Así se desató la locura con la 'youtuber' Dulceida en Reus

Centenares de jóvenes esperaron a la mediática estrella, quien inauguró la tienda de zapatos Yellow Shop Reus

Cristina Valls

Whatsapp
Mossos y Guàrdia Urbana controlando el acceso de los fans a la tienda. Fotos: Alfredo González

Mossos y Guàrdia Urbana controlando el acceso de los fans a la tienda. Fotos: Alfredo González

Gritos, colapsos y centenares de fans al borde de un ataque de nervios. Así es como la juventud reusense recibió ayer viernes por la tarde a la famosa bloguera de moda Aida Domènech, más conocida como Dulceida en las plataformas de Instagram y Youtube. La también influencer acudió a la capital del Baix Camp para inaugurar la recién abierta zapatería de la calle Monterols, Yellow Shop Reus, y desató la histeria. Ya lo hizo con la de Lleida y repitió en la ciudad para así bautizar el establecimiento.

«Nosotras la seguimos desde hace más de un año y estamos enamoradas, tanto de ella como de su novia», explicaron Patrícia Rodríguez y Judit Hostos, momentos antes del gran acontecimiento. La cola que se arremolinó desde este comercio llegó hasta pasada la plaza del Mercadal. Acogió a centenares de jóvenes y una gran cantidad de chicas en su mayoría, aunque chicos también los hubo. «Yo no la conocía mucho, he venido por mi grupo de amigas. Pienso hacerme una foto y colgarla, por puro ‘postureo’», dijo riendo Iván Ramírez, nervioso a la vez que estratégico. Él y sus amigas tenían claro qué preguntar a Dulceida: «Cómo concibe su estilo, cómo lleva el peso de la fama, etc.».

Tras una hora y cuarto, los gritos anunciaron el momento esperado y las vallas metálicas colocadas para definir la cola, también. La persiana del comercio se abrió y la gente entró dosificada y por grupos. A partir de entonces, el ritmo no paró y la presencia del personal de vigilancia se agrupó en la entrada para controlar el volumen de gente. «Hemos esperado 5 horas y no hemos podido disfrutar del encuentro», explicó Eric Liria, uno de los primeros en entrar.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También