Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Aumentan las multas a dueños de perros de raza peligrosa sin licencia en Reus

El Ayuntamiento se pone firme con los infractores. En 2017 se impusieron 57 multas, mientras que este año son ya 16

Francesc Gras

Whatsapp
FOTO: Alba Mariné

FOTO: Alba Mariné

El último pleno municipal celebrado en el Ayuntamiento de Reus acordó imponer sanciones a nueve dueños de perros potencialmente peligrosos. Se trata de la cifra más elevada que ha pasado en sesión plenaria y de las más contundentes a nivel general. En todos los casos, las multas fueron por falta de licencia sobre la propiedad de los perros peligrosos. Una infracción tipificada como «muy grave» y que acarrea multas de unos 2.500€. Además, en algunos casos, el animal paseaba por la calle sin bozal, obligatorio en las razas consideradas como peligrosas. 

Aún tratándose de un caso excepcional, el consistorio hace tiempo que decidió ponerse firme en contra de aquellos ciudadanos que no cumplen con la actual ordenanza sobre tenencia de animales. Más concretamente desde el año pasado y con la puesta en marcha de la campaña No et perdis. Identifica la teva mascota. Desde entonces se han incrementado las labores de control que han destapado una destacada presencia de perros de razas como Rottweilers (una de las más comunes), American Staffordshire, Pitbull Terrier o Boxer sin licencia. 

Según datos facilitados por el propio Ayuntamiento, el año pasado se impusieron 57 sanciones, de las cuales un 25% fueron por falta de licencia. En lo que llevamos de este 2018 ya se han impuesto 16 sanciones, siete de ellas a propietarios que no tenían los papeles del perro potencialmente peligroso en regla. 

El resto de las faltas más comunes entre los dueños de este tipo de animales son por no llevar el bozal en la vía pública o por abandono del animal. Unas cifras que, en su totalidad, distan mucho de los últimos tres años que finalizaron con 25 multas en el caso de 2014 o sólo cinco en el año 2015.

«Hemos aumentado la presión en la calle con más controles pero sin la intención de multar de forma directa. A todos los ciudadanos les damos un margen de 30 días para que puedan regularizar la situación. Pero lo que no puede ser es que, pasado este tiempo, no hagan nada». El  concejal de Medi Ambient, Dani Rubio, explica que la decisión de poner en marcha la campaña No et perdis el año pasado busca tres objetivos claros. 

El primero de ellos, salvaguardar los intereses de los animales, sus propietarios y del resto de los ciudadanos para evitar posibles accidentes. Después también está la cuestión de hacer cumplir con la normativa vigente sobre tenencia de animales. Desde disponer de la preceptiva licencia hasta que estén identificados debidamente con el chip o correctamente censados. 

Precisamente, el ultimo punto está relacionado con el control ya que el consistorio pretende disponer del censo de animales de la forma más concreta posible. Sin ir más lejos, y con datos de hace un par de meses, la Guàrdia Urbana había levantado 2.389 actas contra propietarios por tener el perro sin censar. 

En estos momentos, se calcula que en la ciudad hay, aproximadamente, 374 perros considerados potencialmente como peligrosos. En números totales, y también según la campaña municipal, el total de animales censados en la ciudad es de 11.350.

Nueva ordenanza a final de año

El Ayuntamiento trabaja desde el año pasado en una comisión que tienen como finalidad la redacción de una nueva ordenanza de protección, bienestar y convivencia con los animales. Una normativa que, una vez lista, sustituirá a la actual que es de 1990, aunque en 1998 fue modificada. Se trata de una comisión que integran los distintos partidos con representación municipal y entidades como Actyma, Refugi Baix Camp, Reus Gats, Coordinadora Felina de Tarragona y Gent i Gossos.

Al respecto de su redacción, el concejal de Medi Ambient confía en que la nueva ordenanza esté lista a finales de año.  De hecho, en estos momentos ya se encuentra en fase de exposición pública. Después deberá quedar ratificada por los servicios jurídicos del consistorio para terminar pasando por el pleno municipal. En estos momentos, la ordenanza que aplica el Ayuntamiento se centra en la de la Generalitat de Catalunya. 

Paralelamente a todo lo referente a la tenencia de animales potencialmente peligrosos, el consistorio también puso en marcha la anterior legislatura una actuación para multar a los dueños incívicos de perros por no recoger sus excrementos.

Temas

Comentarios

Lea También