Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ayuntamiento y vecinos ya trabajan en la mejora de Sol i Vista e Immaculada

Se han reunido para tratar el proyecto del Pla de Barris. La Generalitat otorgó la semana pasada la prórroga de un año para su ejecución

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen del Raval de Sol i Vista, justo al lado del Estadi Municipal. Foto: Alfredo González

Imagen del Raval de Sol i Vista, justo al lado del Estadi Municipal. Foto: Alfredo González

Luz verde a las obras de mejora en los barrios Sol i Vista e Immaculada incluidas dentro del Pla de Barris. El Ayuntamiento de Reus recibió la semana pasada el comunicado por parte de la Generalitat de Catalunya concediendo la prórroga de un año  para ejecutar los dos proyectos. También ratificó su apuesta por tirar adelante unas obras que comportarán una inversión de un millón de euros que costearán, a partes iguales, la propia conselleria de Política Territorila i Obres Públiques y el consistorio reusense. 

Será la última oportunidad desde que el plan arrancara en 2009 y tras innumerables retrasos. Según explicó el concejal de Urbanismo, Marca Arza, en el pleno del mes de mayo, la fecha límite será junio de 2018 si no se quiere dejar escapar la financiación de la Generalitat. 

La decisión del Ayuntamiento, y así lo ha expresado, es más firme que nunca. De hecho, y según ha podido saber el Diari, ya se han celebrado reuniones con los vecinos de ambas asociaciones vecinales, que han participado de la definición de algunas de las mejoras que se realizarán. Entre éstas, por ejemplo, estará el Raval de Sol i Vista –ubicado al lado del Estadi Municipal– que requiere de una actuación ampliamente demandada por los residentes de la zona. Los planes de la concejalía de Urbanismo es poder licitar los distintos trabajos cuanto antes para cumplir con el plazo fijado por la Generalitat.  

Aspecto que ofrece la calle del Migdia, ubicada en pleno barrio Immaculada. Foto: A.G

Las obras en Sol i Vista e Immaculada representan la segunda partida de inversión más importante de los presupuestos municipales aprobados recientemente. La primera consiste en todo el paquete de mejoras que se realizarán en la vía pública y que ascienden a 2,2, millones de euros. En este sentido, desde el equipo de gobierno han manifestado en más de una ocasión que la aprobación de las cuentas municipales era necesaria para que la ciudad pudiera empezar a activas reformas urbanísticas de calado.

Nueve años después

El Pla de Barris se remonta al año 2009 cuando el Ayuntamiento –entonces gobernado por el tripartito PSC-ERC-ICV– acordaba con la Generalitat incluir los barrios Immaculada y Sol i Vista en el Pla de Barris. La intención inicial era llevar a cabo un ambicioso proyecto de reforma integral por valor de 12,4 millones de euros a pagar a partes iguales entre la Generalitat y Ayuntamiento).

La actuación fue ratificada por el pleno municipal con la previsión de ejecutar una treintena de mejoras urbanísticas para «romper el aislamiento y el riesgo de exclusión social» de los dos barrios. 

Pero entonces estalló la crisis económica y aquellas buenas intenciones se convirtieron en una promesa envenenada. Y esto hizo que el proyecto quedara aparcado y fuera prorrogado año tras año. Las profundas intervenciones proyectadas también fueron eliminadas por un planteamiento más acorde a los tiempos actuales.

Temas

Comentarios

Lea También