Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Baldomero Rovira, el interventor que destapó las facturas de Innova

Redactó los informes que han derivado en el embrión de la macrocausa
Whatsapp

Poco se imaginaba Baldomero Rovira que su paso por el departamento de Intervención del Ayuntamiento de Reus sería tan ‘movido’. Sobre todo estos últimos años, en los que ha abandonado el anonimato de la época de Pérez para convertirse en una de las figuras más mediáticas de la casa grande. El punto de inflexión se produjo en junio de 2012 cuando el alcalde Carles Pellicer presentó los informes que había redactado con el secretario municipal y que, al final, han terminado convirtiéndose en el embrión del caso Innova. Estos informes denunciaban la existencia de facturas, presuntamente sin justificar, cobradas por Carles Manté y Jorge Batesteza. También apuntaban a Josep Prat como su firmante y autorizante.

El resultado de los informes, unido a la auditoría de Innova, las denuncia a Fiscalía de la CUPy la querella de Ara Reus, han hecho que sus visitas a los juzgados y al Tribunal de Cuentas hayan sido una constante. También tuvo un papel destacado su comparecencia en la comisión de investigación sobre la sanidad catalana. Allí declaró que, de 2008 a 2011, había alertado en más de 60 ocasiones al exalcalde Pérez sobre irregularidades en Innova.

En esta recta final de legislatura, Baldomero Rovira tampoco ha escapado de la polémica en cuanto a sus emolumentos. Especialmente polémico fue cuando se tuvo conocimiento del plus de 1.500€ al mes que Pellicer autorizó que cobrara por el aumento de sus responsabilidades. El sindicato CCOO fue muy crítico, al igual que los fueron los partidos con la revisión de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que repercutía en un incremento salarial en el cargo de viceinterventor muy sustancioso.

No hay que olvidar que esta es la plaza que, en propiedad, ostenta Baldomero Rovira y la que, seguramente, continuará desempeñando con la llegada del nuevo interventor. Y es que, desde el 2005, la plaza principal de Intervención está vacante. La última persona propietaria de la plaza fue Margarita López quien, coincidentemente, abandonó el cargo tras emitir duros informes contra Innova y enfrentada con Pérez y Prat.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También