Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bicicamp diseña un plan estratégico para impulsar la movilidad en bici

La entidad redacta un proyecto en el que divide la ciudad en cuatro áreas para estudiar la señalización y los aparcamientos actuales, con el fin de mejorar estas infraestructuras
Whatsapp
La entidad trabaja para mejorar todos los aspectos que afectan a la circulación en bicicleta. Foto: Pere Ferré

La entidad trabaja para mejorar todos los aspectos que afectan a la circulación en bicicleta. Foto: Pere Ferré

La entidad Bicicamp se ha propuesto que el 2015 sea el año de la bicicleta. Con la mirada puesta en las elecciones municipales, la Coordinadora d’entitats i particulars per a l’ús de la bici al Camp de Tarragona, ya ha dado el primer paso para que el uso de la bicicleta se convierta definitivamente en un proyecto de ciudad. Para ello, el pasado viernes la asociación mantuvo una reunión con los representantes políticos que se presentarán a los comicios. En el encuentro se plantearon los retos y oportunidades que entraña el uso de la bicicleta, con el objetivo de lograr el compromiso de las formaciones para incluir diversas propuestas dentro de los respectivos programas electorales. El objetivo final es lograr que este año se redacte definitivamente un Pla Director de la Mobilitat en Bicicleta en Reus.

La entidad critica la hasta ahora falta de voluntad política para preparar la ciudad para la circulación de bicicletas. «El Pla Director de la Mobilitat en Bicicleta en Reus ha de ser útil para impulsar políticas de promoción del uso de la bicicleta, y para evitar situaciones como la de crear carriles bici que no lleven a ningún lado», asegura el presidente de Bicicamp, Josep Maria Galofre. Él mismo destaca el ejemplo de Holanda. «Queremos romper con el tópico que excusa que en Reus no existe la costumbre de ir en bicicleta. En este sentido, el ejemplo a seguir es Holanda, que durante muchos años ha trabajado para impulsar su uso hasta convertirlo en una realidad», afirma. «Lo que en definitiva queremos es que los políticos que pueden mandar en la ciudad a partir del mes de mayo utilicen el plan de movilidad aprobado a finales del año pasado y también la nueva normativa de seguridad vial para elaborar un Pla Director de la Mobilitat en Bicicleta», explican desde la entidad.

Participación ciudadana

Bicicamp está dispuesta a que la instauración del uso de la bicicleta también sea fruto de la iniciativa ciudadana. Por esta razón la entidad ha establecido un calendario de acciones participativas. «Los objetivos que nos hemos marcado son crear una base de datos que permita conocer la situación actual de la movilidad en bicicleta por la ciudad, posteriormente elaborar propuestas que permitan el correcto desarrollo de la circulación, y por último abrir este trabajo a la participación de todas las partes implicadas», detalla el presidente de Bicicamp, Josep Maria Galofre.

Para hacer realidad cada uno de los puntos, la Coordinadora d’entitats i particulars per a l’ús de la bici al Camp de Tarragona, ya ha dado el primer paso en lo que se refiere a la situación real de la movilidad en bicicleta. La entidad ha trazado cuatro zonas que permitirán, a partir de un análisis particular, trazar la situación global del uso de la bicicleta y los recursos existentes en la ciudad. «Lo que nos interesa conocer es la situación en lo que se refiere a la señalización y los aparcamientos, estudiando grupos de calles dentro de cada área», explica el Josep Maria Galofre, quien asegura que «después podremos hacer propuestas concretas para mejorar uno u otro, o ambos aspectos».

Concretamente las cuatro áreas que se han delimitado son: Área 1- Tomb de Ravals hacia el interior; Área 2- Passeig Sunyer, Prim, Avda. La Salle, Pere Cerimoniós, Riera Aragó, Riera Miró, Avda. Sant Jordi, Plaça Llibertat, Avda. Prat de la Riba hacia el Tomb de Ravals; Área 3- Avda. Països Catalans, Sant Bernat Calvó, President Macià, Marià Fortuny, Onze de Setembre, Comerç hacia el área 2; y Área 4- barrios hacia el área 3.

Puntos débiles

La Coordinadora d’entitats i particulars per a l’ús de la bici al Camp de Tarragona siempre ha señalado la seguridad y los aparcamientos como dos de los principales puntos débiles de la movilidad en bicicleta por la ciudad. En el primer análisis, la entidad ya ha identificado en el Área 1 que las zonas para aparcar las bicis son insuficientes, contabilizando cuatro espacios en el Raval Martí Folguera y el Raval Robuster, al lado de los parkings para motos. Por esta razón proponen la instalación de módulos en el resto de parkings como en la zona del Raval de Jesús y el Raval de Sant Pere, así como cerca del Pallol y en la calle Valentí Almirall. Además de las zonas al aire libre, la entidad también está dispuesta a conseguir que los usuarios de la bicicleta puedan aparcar en los parkings subterráneos municipales. «Hace cinco años que propusimos que Amersam habilitará en los aparcamientos municipales zonas para bicicletas con el objetivo de garantizar la seguridad. Y todavía seguimos esperando», asegura el presidente de Bicicamp.

Calendario

Estas son algunas de las reivindicaciones del colectivo, que en los próximos meses continuará presentando nuevas iniciativas. Para ello el 17 de abril se celebrará una sesión participativa en la que la Coordinadora d’entitats i particulars per a l’ús de la bici al Camp de Tarragona invitará a expertos sobre el uso de la bici, ingenieros, urbanistas, especialistas en movilidad, comerciantes, usuarios, etc. a participar en un debate del uso de este medio de transporte. «Hay que cambiar de mentalidad e incluir la bicicleta como una prioridad», concluye Josep Maria Galofre, de Bicicamp.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También