Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Reus

Blancafort y Sant Joan, los barrios sin conexión en bus con el hospital de Reus

Son los únicos sin transporte urbano. En otras zonas, como la Avinguda de Castellvell, piden que la línea 20 se desvíe hasta la plaza Almoster para evitar andar hasta el paseo Mata
Whatsapp
Manel Giró pide que la línea 20, que va al hospital, se desvíe hasta la plaza Almoster para dar servicio a esta zona. Foto: Alfredo González

Manel Giró pide que la línea 20, que va al hospital, se desvíe hasta la plaza Almoster para dar servicio a esta zona. Foto: Alfredo González

La apertura, a finales de 2010, del nuevo Hospital Sant Joan de Reus obligó a cambiar el mapa de transporte urbano de la ciudad. Una importante masa crítica de ciudadanos y trabajadores del centro hospitalario, que hasta entonces se desplazaban caminando hasta el céntrico antiguo Hospital Sant Joan, necesitaba de buenas conexiones de bus para no depender del transporte privado para desplazarse hasta la zona del Tecnoparc.

Desde entonces, la empresa pública Reus Transport ha hecho un esfuerzo para dar cobertura máxima a la ciudad, potenciando las líneas 20 y 60. En este sentido, y según fuentes de Reus Transport, en la actualidad «un 80% de la ciudad de Reus está cubierto con estas dos líneas, y sus usuarios pueden usarlas para ir de forma directa al hospital». Después, quedaría un 18% que, aunque dispone de transporte urbano, necesita coger otra línea y posteriormente hacer transbordo para subirse en la línea 20 o 60 para poder desplazarse hasta el centro hospitalario.

¿Pero qué pasa con el 2% restante? Aunque se trata de una minoría, existen un par de barrios de la ciudad que, al quedar al margen del circuito del transporte urbano, no disponen de bus para poder ir hasta el hospital. Se trata de las urbanizaciones Blancafort y Sant Joan, donde tienen que echar mano del taxi o del transporte privado.

El presidente de la Associació de Veïns de la Urbanització Blancafort, Bartolomé Pluma, asegura que «no necesitamos un horario de autobús muy constante, pero sí puntual. Se nos ofreció la posibilidad de ponernos el ‘Bus a la carta’ pero se quedó en nada. Lo que está claro es que si queremos ir al hospital tenemos que coger un taxi o nuestro vehículo particular».

Es por ello que los vecinos de esta urbanización que está junto a la carretera de Cambrils piden que las obras de remodelación del primer tramo de la carretera -entre el Santuari de Misericòrdia y la autovía T-11- incluyan una acera para que «al menos podamos ir andando desde nuestro barrio hasta el santuario, donde cogemos el autobús». En idéntica situación se encuentran los vecinos de la Urbanització Sant Joan, en el norte de la ciudad, donde tampoco llega el transporte público, con la salvedad de un autobús que tiene parada en el colegio La Vitxeta, cerca del barrio, en la época escolar. El presidente de la Associació de Veïns Urbanització Sant Joan, Salvador Villarreal, aunque admite la problemática y reconoce que algunos vecinos se quejan, también tiene claro que «la solución es difícil porque tenemos muy poca población, por lo que siempre han descartado que una línea regular llegue hasta nuestro barrio. Aquí vivimos unas 300 personas, si llega, pero que usen el transporte público serían como máximo 10, ya que casi todo el mundo tiene coche». En este caso, los vecinos tienen que desplazarse caminando hasta la avenida Marià Fortuny, por donde pasa la línea 50 (la del Aeropuerto).

 

La avenida de Castellvell

Un caso aparte es el de la zona de la avenida de Castellvell y el Passeig Nord, donde en los últimos años se ha experimentado un importante crecimiento de población. Esta zona cuenta con el paso de la línea 33, que conecta la plaza de Les Oques con la Urbanització El Pinar, aunque el inconveniente es que esta línea sólo tiene seis expediciones al día. Eso significa que los habitantes de esta parte de la ciudad, especialmente los jubilados y personas mayores, tienen problemas para poder desplazarse en transporte público hasta el hospital.

Manel Giró explica que «el autobús que viene del Pinar pasa muy pocas veces y lo que hacemos es ir andando hasta el paseo Mata, para poder coger allí la línea 20 que va al hospital». Para evitar tener que andar estos, aproximadamente, 300 metros, los vecinos piden «que Reus Transport desvíe la línea 20, cuando sube por General Moragues, hasta la plaza Almoster. Allí podríamos coger el autobús y no tendríamos que caminar, que tanto en verano, con el calor, como en invierno, con el viento y el frío, es una incomodidad para los que somos mayores», concluye Manel Giró.

Desde Reus Transport descartan esta petición porque «se trata de desviar una línea regular, con una alta demanda de pasajeros, que lleva el tiempo muy cronometrado. Si desviamos el autobús para coger a 20 personas estaría bien, pero la mayoría de veces no habría nadie en la parada».

 

‘El hospital, bien cubierto’

Desde la empresa pública de Transporte están satisfechos porque «el desplazamiento al hospital en transporte público está bien cubierto. El 80% de la ciudad puede ir al hospital sin tener que hace transbordo». Aunque desde la empresa reconocen que existen dos barrios, como Blancafort y Sant Joan, donde se produce el problema de no contar con transporte público, también tienen claro que la solución es muy complicada.

En otras zonas como la Urbanització Mas Carpa esta falta de conexión se ha solucionado con el ‘Bus a demanda’, aunque aprovechando una línea como la del aeropuerto que tiene una frecuencia de paso más elevada y no pasa nada porque se desvíe unos minutos. No es el caso de Blancafort, «donde aunque han pedido esta modalidad, con la línea 20 no se puede hacer. Y poner una línea específica es complicado porque necesitamos una masa crítica que use el bus», aseguran estas fuentes.

El concejal de Promoció Econòmica, Marc Arza, reconoce en que «somos conscientes de que existen algunos puntos negros del transporte urbano, pero necesitamos una mínima demanda. Una cosa es pedir que te pase el autobús y otra es el uso real. El ‘Bus a demanda’ es una opción, pero siempre que pase cerca de una línea que no esté tensionada».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También