Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Borrar la huella del franquismo de las calles de Reus

Reportaje. Un grupo de 30 personas retira nueve placas franquistas. Se calcula que quedan unas 150

FRANCESC GRAS

Whatsapp
La acción de retirada de placas franquistas de ayer estaba organizada por Endavant (OSAN). FOTO: A. GONZÁLEZ

La acción de retirada de placas franquistas de ayer estaba organizada por Endavant (OSAN). FOTO: A. GONZÁLEZ

La huella del franquismo sigue viva Reus. Son muchos los edificios del centro y de los barrios periféricos de la ciudad que cuentan con placas o relieves con el yugo y las flechas. Los últimos datos que se conocen sobre el censo de simbología franquista elaborado por parte del Memorial Històric hablan de más de 200 viviendas con estas placas promovidas por el Instituto Nacional de la Vivienda. Pero se trata de un número aproximado, ya que el espíritu coleccionista o reivindicativo ha hecho que muchas hayan desaparecido sin que se tenga conocimiento.

De hecho, durante la mañana de este sábado la organización Endavant (OSAN) ha llevado a cabo una de estas acciones. Se trata de la segunda cercavila antifeixista – como así la han bautizado – que ha recorrido la zona de la Biblioteca Central Xavier Amorós y los barrios Mare Molas y del Carme para retirar un total de nueve placas. En la anterior acción fueron 23 placas y terminaron expuestas durante varios minutos en la plaza Mercadal, frente a las puertas del ayuntamiento.

Pasadas las 10 de la mañana, una treintena de personas salían en comitiva desde el Casal Despertaferro para iniciar la retirada de los símbolos franquistas. Una de las primeras paradas fue en la calle Lepanto, donde los miembros de la organización Endavant calculan que hay unas 40 placas. Son las más extendidas, aquellas metálicas de color gris con el dibujo del yugo y las flechas, símbolo de la Falange. Pero éstas no son las únicas que hay en Reus.

Seguramente menos conocidas son las que se encuentran en muchas de las calles del barrio Fortuny. Éstán fabricadas con azulejos e indican los nombres de la calles y portales de las casas. Además, también aparecen dibujos de símbolos que hacen referencia a la Obra Sindical del Hogar, sindicato creado por la misma Falange. En otros casos, también hacen referencia al Ministerio de Trabajo, pero sin mostrar ningún símbolo identificativo con el periodo de la dictadura.

El recorrido continuó por otras calles del barrio Mare Molas. Uno de los integrantes denunciaba la «pasividad» con la simbología franquista aún siendo Reus una ciudad declarada libre de fascismo y racismo. «El gobierno municipal, con Carles Pellicer al frente, todavía no ha retirado las placas franquistas, hecho que supone una vulneración de la Ley de memoria histórica y una gran falta de dignidad».

Los planes de la organización, que calcula que en capital del Baix Camp restan unas 150 placas, es repetir la acción el próximo 1 de Octubre.

Cipriano Martos

Durante la cercavila antifeixista también hubo tiempo para colgar una placa con la imagen de Cipriano Martos, activista antifranquista que falleció en 1973 en el instituto armado de Reus después de ser obligado a beber un líquido corrosivo durante un interrogatorio de la Guardia Civil

Más allá de las placas, el elemento de más envergadura que se encuentra en la ciudad de aquella época está situado en el cementerio. Se trata del gran monolito de piedra en forma de obelisco que fue inaugurado en el año 1940 en la plaza Llibertat. Éste ya no dispone de ningún símbolo franquista.

Temas

Comentarios

Lea También