Más de Reus

Reus Crónica

Brujas como referentes

El Casal de les Dones acoge ‘No eren bruixes, eren dones’, un acto para restituir la memoria de las supuestas hechiceras

CRISTINA VALLS

Whatsapp
Imagen del acto ‘No eren bruixes, eren dones’, realizado ayer en el Casal de les Dones. FOTO: A. MARINÉ.

Imagen del acto ‘No eren bruixes, eren dones’, realizado ayer en el Casal de les Dones. FOTO: A. MARINÉ.

Un ejercicio de memoria histórica para recuperar referentes femeninos del pasado y, de esta manera, reivindicarlos en el presente. Ésta fue una de las ideas plasmadas en el acto No eren bruixes, eren dones, realizado ayer en el Casal de les Dones de Reus. La actividad se trató de la primera realizada presencialmente en el equipamiento municipal tras un año de virtualidad a causa de la pandemia. La asistencia al encuentro, organizado por la concejalía de Participació, Bon Govern i Serveis Generals del Ayuntamiento y el Arxiu Municipal, fue un éxito a pesar del aforo limitado.

La voluntad principal de la iniciativa fue restituir la memoria de las brujas, de las que se ha demostrado (a través de una investigación científica) que fueron víctimas del machismo de la época. La revista Sàpiens, de hecho, se hizo eco recientemente (y en una edición especial monográfica) de las investigaciones de los historiadores Agustí Alcoberro y Pau Castell sobre la caza de brujas ocurrida en Catalunya entre los siglos XV y XVIII. En dicho trabajo, se encuentra también la lista más completa de mujeres acusadas por brujería, con más de 700 nombres y algunas biografías.

La redactora jefe de la revista Sàpiens, Sònia Casas, fue la invitada a la cita y se encargó de resumir, a grandes rasgos, en qué consistía el proyecto. La edil de la concejalía correspondiente, Montserrat Flores, se encargó de la introducción del coloquio. «El dosier monográfico está ligado a un manifiesto, abierto a todo el mundo, que reivindica la memoria de estas mujeres, que fueron criminalizadas y juzgadas injustamente. Reus está adherido. Se lo debemos a ellas y, de muchas, desconocemos el nombre», expresó Flores, no sin antes «reivindicar la necesidad de difundir referentes femeninos», dijo; y dio paso a Casas. La periodista contextualizó el ejercicio reivindicativo de la memoria de las brujas, «que lleva años en activo en Europa, en países como Escocia, Suiza o Noruega», destacó. «Esto no ha surgido de la nada, hay personas investigando y activistas desvelando que muchas mujeres fueron acusadas de ser brujas sirviendo de chivo expiatorio para condenar asuntos de los que no se tenía explicación (como el cambio climático) o, porque convenía», expuso.

Señaló Catalunya como relevante en la caza de brujas –«habitualmente concentrada en núcleos alejados de los centros depoder»,– «y fue de las primeras en tipificar el delito de brujería en el siglo XV; según estudios, se llegarían al millar de casos». Retrató, también, a las brujas: «Eran mujeres viudas, pobres, mayores y solas». Otro dato destacado, esta vez por Flores, fue que en Reus la persecución fue delegada por el Tribunal de la Santa Inquisición al Consell Municipal de Reus, «es decir, la gente de Reus fue a por los suyos; es un ejemplo claro de intolerancia», apuntó. El acto incluyó la lectura del manifiesto, por parte del Consell Municipal de Polítiques de Gènere, y la de un relato del libro Bibliorelats de Reusenques de Lletres.

Temas

Comentarios

Lea También