Más de Reus

Cada plaza, un elemento del seguici: la propuesta para la Festa Major de Sant Pere

El consistorio estudia estipular distintas ubicaciones y repartir así la Festa Major por la ciudad. Este año tampoco habrá Tronada ni cercavila y volverá el formato ticket reserva

Salvat Jordina

Whatsapp
Nave municipal de la calle Vapor Vell donde descansa el Seguici Festiu de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

Nave municipal de la calle Vapor Vell donde descansa el Seguici Festiu de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

Unas fiestas de Sant Pere que se vivan en la calle. Esta es la voluntad de la mayoría de entidades vinculadas a la Festa Major de cara a la celebración de este año. Así lo hicieron saber al Ayuntamiento de Reus en la primera reunión conjunta para plantear las opciones de cara a este 2021. Y es que falta poco más de dos meses para terminar de concretar cómo serán y consistorio y participantes buscarán un formato más vivo que el año anterior.

La idea que suena con más fuerza es la de llevar la fiesta a distintas plazas de la ciudad. Una opción sería que cada acto de la Festa Major tenga su espacio. «El modelo del 28 y 29 buscará que se haga en ubicaciones repartidas por la ciudad y que de forma simultánea estén actuando bestias y bailes», explica Albert Salas, presidente de la Coordinadora de la Danses Tradicionals de Reus.

Algo que desde el consistorio se ve factible dado que cumpliría con una coyuntura: acercar de nuevo la fiesta a la ciudadanía y mantener, a la vez, la seguridad en contexto de la Covid.

Según distintos miembros participantes, la idea del consistorio era seguir con el formato de Misericordia, es decir, celebrar actos en recintos controlados, con escenario y con asistencia bajo reserva por entradas gratuitas. «A día de hoy utilizar la metodología de entradas es la mejor opción, ya que implica responsabilidad y compromiso por parte de organización y asistentes», indicó el concejal de Cultura, Daniel Racasens, quien asegura que «estamos trabajando para que todo lo que pueda ser se haga, y se haga de la forma más similar a lo que teníamos, con la máxima de que el dinamismo y las multitudes en la calle no podrán estar».

La respuesta general fue ir un poco más allá. En la reunión se expuso, entre varias opciones, la posibilidad de concentrar Sant Pere en el Parc Sant Jordi, imitando el formato de la visita de los Reyes Magos, e incluso se tanteó habilitar paseos Prim y Suñer como el escenario principal del Seguici. Esto queda descartado. Así lo ha confirmado Racasens, quien asegura que, a pesar de no tener el formato todavía decidido, declina congregar en un solo recinto varias actividades: «No cambiaremos la plaza Mercadal por el Parc Sant Jordi, buscaremos espacios acotados al máximo, al aire libre y en distintos puntos para trabajar los distintos aspectos».

La distribución de las actividades en distintas ubicaciones, como por ejemplo la plaza de la Llibertat o el Mas Iglesias es la que está siendo más aceptada por ambas partes, que ven en ella una oportunidad de hacer llegar Sant Pere a más espacios.

«La forma más efectiva es hacerlo en plazas, así se diversifica, hay que aprovechar para extender la fiesta», plantean desde el Basilisc. «Queremos tocar suelo y estar en la calle tanto como sea posible y todo indica que balls y elements saldremos. Hay más predisposición y somos más conscientes de lo que se puede y no puede hacer», señala Salas.

El bestiari y posibles gradas

El hecho distintivo respecto las pasadas fiestas de Misericordia, dónde solo actuaron los bailes, será que, ahora todas las entidades se las están ingeniando para ser partícipes y el consistorio está poniendo de su voluntad para lograr que todas estén presentes.

En este sentido, se planteó no hacer los bailes en escenarios para que todos los elementos pudieran participar, dado que en una plataforma elevada el espacio es poco seguro para Gegants, las distintas bestias o el ball de Galeras. «Pusimos sobre la mesa que según qué elementos festivos no caben en estos escenarios» señala Pere Latorre, presidente y fundador del Estol del Basilic. Por ello, varias entidades propusieron volver a pisar el suelo y buscar otra fórmula que permitirá la visibilidad del público, por ejemplo, instalar graderías.

«A día de hoy utilizar la metodología de entradas es la mejor opción»

El consistorio no ha descartado esta opción que ve con buenos ojos porque permitiría la visibilidad de todo el público. Sin embargo, el concejal del área remarca que «hay que buscar la comodidad no solo para los que participan, sino también para el espectador pasivo».

Ante un cúmulo de posibilidades que estarán determinadas por la Covid, lo que sí que está dado por seguro es que este año tampoco habrá Tronada. Ya lo avanzó el alcalde de Reus, Carles Pellicer, justificando la imposibilidad de realizar tal acto en el contexto actual.

No se prevé que en junio el panorama pandémico haya cambiado lo suficiente como para permitir actos de grande aglomeraciones. En esta línea, el concejal de Cultura, Daniel Racasens, declaró que «todo lo que implique aglomeraciones y movimiento en la calle queda descartado». Es decir: tampoco habrá pasacalles del Seguici Festiu, ruta del Masclet, la Nit de fer l’Indi o Barraques, entre otros.

«Estamos buscando la forma para que el 23 de junio se pueda hacer una encesa con todos los elementos de fuego» 

«Buscaremos la forma de que sigan estando presentes, dentro de la normativa» explicó el encargado de Cultura ejemplificando que «el Masclet seguirá siendo la bebida de la Festa Major e intentaremos que las entidades que se nutren de Barraques tengan opciones de hacer el servicio de barra en posibles conciertos o vermuts».

También queda descartado el que fue uno de los espectáculos de referencia de Sant Pere 2020: Il·luminem el Campanar: «era algo simbólico. Ahora no necesitamos algo así, la fiesta será más participada».

Sí a les ‘enceses’ de fuego

Los elementos de fuego del Seguici Festiu fueron otros de los grandes damnificados dado que, por la logística y espacio que requieren, no pudieron tener el protagonismo que les corresponde. Sin embargo, este Sant Pere parece que Reus volverá a disfrutar de ellos. Así lo señala el presidente del Ball de Diables, Roger de la Cruz, que indica que se está trabajando para que el 23 de junio el Drac, la Cabra, la Víbria, Bous y Diables, puedan, al menos, hacer las enceses de lluïment: «No podemos hacer la tradicional cercavila o la carretillada, pero volveremos a tocar calle con las enceses. Al menos, así, volverá a haber chispas y truenos en la ciudad».

Las entidades quieren que las fiestas este año se vivan en la calle en la medida de lo posible 

A día de hoy, todavía no ha determinado dónde se podrá hacer este acto, ni si su formato será en distintos pases o solo uno, pero desde el consistorio explican que ya se está trabajando es buscar la mejor fórmula.

Menos definido queda el papel que tendrá la colla castellera els Xiquets de Reus. Llevan más de un año sin poder ensayar y ahora se está a la espera de que se inicie una prueba piloto para evaluar el grado de contagio. Un estudio impulsado por la URV y la Coordinadora de Castells de Catalunya cuyo resultado será clave para marcar el camino de cara a como afrontar la Festa Major.

Con todo, tanto entidades como consistorio coinciden en que este Sant Pere 2021, a pesar de no ser el que se desearía «será un formato más vivo que el del año pasado», resume Latorre, presidente del Estol del Basilisc.

Temas

Comentarios

Lea También