Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cambio de hospital, una década después

La mirada ganxeta | Se espera que el CatSalut se quede en breve con el Sant Joan, justo diez años después de inaugurar el nuevo edificio

Francesc Gras

Whatsapp
Cambio de hospital, una década después

Cambio de hospital, una década después

Hace unos días teníamos conocimiento del inicio de las negociaciones entre la dirección del Hospital Sant Joan y los trabajadores con motivo del nuevo convenio laboral. Un encuentro que evidenció que ambos todavía mantienen posiciones alejadas. Aunque también coinciden en algún aspecto, como es el de mantener el convenio propio y no el del sector (Siscat), como mínimo esta vez. 

Y es que el Hospital de Reus, y por extensión la sanidad de la ciudad, experimentará este 2020 uno de los años más trascendentes de toda su historia. Si nada se tuerce, en breve tendremos la certificación definitiva de que el CatSalut se queda con el Sant Joan. Será cuando la Generalitat cierre todos lo flecos económicos con los bancos. Aquí empezará un proceso que puede durar algunos meses hasta que toda la gestión del hospital de Reus, también su propiedad, pasen a manos del CatSalut.

Un año, entonces, decisivo para el futuro de la sanidad reusense como lo fue la puesta en marcha del nuevo edificio de la avenida de Bellissens. Cosas del destino, el año en que pasará a manos de la Generalitat es cuando cumple 10 años de su inauguración. Fue en setiembre de 2010, coincidiendo con las fiestas de Misericòrdia, cuando se produjo su puesta de largo. Pero no me centraré en aquel día, sino en otro igual de importante pero menos recordado. Me refiero al traslado de las personas que estaban ingresadas en el hospital de la calle Sant Joan y que fueron enviadas a las nuevas dependencias de la avenida Bellissens. Un operativo espectacular que involucró a más de 700 personas y que en ocho horas, y de forma exitosa, logró trasladar a los pacientes de un centro a otro. 

Aún recuerdo como subido en una de las ambulancias que cubrían el recorrido, algunos profesionales sanitarios comentaban la trascendencia de toda aquella acción y la calificaban de «día para la historia». Más datos para rematar lo que supuso aquella prueba: 12 ambulancias, 167 pacientes trasladados o la realización de la primera transfusión de sangre al mediodía.

La mudanza del CMQ
No deben ser demasiados los casos parecidos al que se produjo en la ciudad. Pero es que, además, una década después la cosa se repite. Aunque muchísimo menos espectacular, las dependencias de la calle Sant Joan vivirán una nueva mudanza con la llegada del Centre Mèdic Quirúrgic (CMQ). La apertura del nuevo centro médico, tras dos años de obras y una inversión de más de 2 millones, está prevista para el próximo mes de abril y acogerá toda la actividad ambulatoria y las urgencias. Las intervenciones quirúrgicas y la hospitalización se prestarán en la Clínica Fàbregas (ahora se realizan en el Hospital Sant Joan). 

Pensado para atender en un inicio a 2.000 personas al día, el CMQ será la única responsabilidad que le quedará al Ayuntamiento. Sin duda, en 2030, este año será recordado también por una nueva transformación en materia sanitaria, como lo fue la creación de Sagessa en su día o la inauguración del hospital de la avenida Bellissens. 

Temas

Comentarios

Lea También