Más de Reus

Reus Solidaridad

Campaña para que ningún niño se quede sin piscina en Reus

La Fundació Mn. Frederic Bara i Cortiella inicia una colecta para reunir fondos y, así, llevar a pequeños de 73 familias a remojarse

C. Valls

Whatsapp
Niños y niñas en una actividad lúdica, ayer en la sede de la Fundació Mn. Frederic Bara i Cortiella. FOTO: F. A.

Niños y niñas en una actividad lúdica, ayer en la sede de la Fundació Mn. Frederic Bara i Cortiella. FOTO: F. A.

La Fundació Mn. Frederic Bara i Cortiella de Reus pone en marcha una campaña solidaria destinada a los 125 niños y niñas y jóvenes adolescentes de 73 familias que ayudan en el Centre Obert durante el curso escolar. El objetivo es garantizarles dos días de piscina este verano, en el marco del Casal d’estiu. Desde la entidad, consideran de vital importancia dar continuidad a esta actividad lúdica y «más después de lo que hemos pasado y, estamos pasando, por el Covid», distingue el educador y coordinador en la Fundació, Javi  Veraguas.

De hecho, por la pandemia –al haber destinado otros recursos económicos a la prevención, desinfección y redistribución de espacios– no se podían permitir sufragar dicha actividad; en la que, además, también se suma el Reus Deportiu, que repite este año. «Es primordial para estas familias poder conseguir que sus hijos e hijas puedan tener esta actividad en verano. Provienen de entornos vulnerables y la crisis económica actual les ha afectado muchísimo, ayudarlos es cuanto queremos», completa el educador.

Por el momento y según la última consulta realizada, llevan recaudados 745€ de los 1.000 solicitados. La acogida de la iniciativa les ha sorprendido gratamente. «Ha habido donaciones anónimas que ascendían a los 100€ y, la verdad, es que no podemos estar más agradecidos. Es además una plataforma fiable», continua.

Todo un reto
Tal y cómo añade Veraguas, la sede reusense de la Fundació Mn. Frederic Bara fue una de las primeras en acoger el Casal d’Estiu el pasado año. «Llevamos a cabo una especie de prueba tras la reactivación a causa del Covid. Pusimos en práctica la redistribución de todos los jóvenes en el Centre Obert, para entre grupos no coincidiera ninguno y, podemos constatar, que fue todo un éxito. No se registró ningún contagio ni positivo», se alegra. Acudir a la piscina lo contemplan como un logro desde la Fundació y, para las familias, supone un apoyo. «Hasta el momento y en condiciones normales, se podía asumir el ir a la piscina porque  había tres fuentes de financiamiento: nuestra contribución, la de las familias y la del Reus Deportiu. Este año, el umbral de vulnerabilidad ha caído», insiste.

De esta manera, surgió la campaña solidaria. Aparte de la asistencia a la piscina, preparan otras actividades para el verano, alrededor de una quincena. «Hemos ampliado el Casal d’Estiu a dos semanas. Preparamos iniciativas  como scape rooms, haremos de piratas y, también, habrá talleres de manualidades», declara.

La actividad no cesa en la entidad de la plaza del Teatre y todo ello lo hacen visible a través de las redes sociales. Están además, muy presentes en dichas plataformas. «Sólo de esta manera, la ciudadanía conoce todo lo que se hacemos aquí, expone. Ésta es una máxima que se repite en la gran mayoría de entidades, empresas y centros educativos de la ciudad; y tanto a nivel local como global. Si ya tenían como meta utilizar las redes como ventanas al mundo antes; a raíz de llegar el Covid, lo han potenciado aun más. 

Comentarios

Lea También