Más de Reus

Carles Pellicer: «La estación tiene que estar al lado del aeropuerto y conectada con la intermodalidad»

Reus rechaza cualquier opción que no sea la de ubicar la futura estación junto a la terminal, tal y como defiende un estudio del Ministerio que la sitúa en el nudo ferroviario de Vila-seca

JOAN MORALES

Whatsapp
Punto donde se cruzan el Corredor del Mediterrani y la vía convencional Tarragona-Reus, en el término municipal de Vila-seca. FOTO: P.FERRÉ

Punto donde se cruzan el Corredor del Mediterrani y la vía convencional Tarragona-Reus, en el término municipal de Vila-seca. FOTO: P.FERRÉ

Después de años guardado en un cajón del Ministerio de Transportes, el proyecto de la futura estación intermodal del Camp de Tarragona vuelve a estar más vivo que nunca. El Gobierno de España confirmaba hace unas semanas que la construcción de esta infraestructura podría empezar antes de 2026 para que en 2027 esté funcionando. La retirada del plan de ampliación del Aeropuerto de El Prat no ha afectado para nada a la que se prevé como una infraestructura vital para el Camp de Tarragona.

El proyecto siempre había contemplado construir esta estación junto al Aeropuerto de Reus, concretamente al sur, junto a la T-11. Una ubicación que podría peligrar si finalmente el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se decanta por la propuesta de un estudio que tiene en sus manos y que propone ubicar la estación intermodal en el cruce de vías entre el Corredor del Mediterrani y la línea férrea Tarragona-Reus, en el término municipal de Vila-seca.

La noticia ha causado una cierta sorpresa en Reus, donde siempre han defendido –y siguen haciéndolo– que la estación esté junto al aeropuerto. El alcalde de Reus, Carles Pellicer, aseguraba ayer al Diari que «he hablado con el secretario de infraestructuras de la Generalitat y me ha confirmado que no hay ningún cambio respecto al proyecto inicial. Lo que vale es el acuerdo de la Generalitat con el Estado y Aena de que la estación se haga al lado del aeropuerto. Y no nos consta ningún cambio al respecto».

Pellicer lo tiene muy claro y se atreve a vaticinar que «el Gobierno se equivocaría si la estación no se construyese al lado del Aeropuerto. Se está redactando el plan director y me consta que nadie se ha salido del guión. La propuesta es una y es que la estación tiene que estar al lado del aeropuerto y conectada con la intermodalidad. Somos optimistas con este acuerdo y con que la estación pueda empezar a construirse antes del 2026 y entre en funcionamiento en 2027».

En la Cambra de Comerç de Reus la noticia sobre la posibilidad de construir la estación en el nudo ferroviario de Vila-seca también ha sorprendido. Su presidente, Jordi Just, comentó que «no nos consta, por parte de las administraciones implicadas, ningún cambio en relación a la ubicación de la futura Estació Intermodal del Camp de Tarragona. Ni tampoco se ha contemplado como una posibilidad real en las reuniones técnicas que durante todos estos años de trabajo hemos mantenido con Aena y Adif. La estación central siempre se ha visualizado al lado del aeropuerto».

Just tiene claro que «así se planteó antes, cuando el proyecto se adjudicó hace más de 10 años, y así se plantea ahora, cuando la estación ya se dibuja como un elemento estratégico para dar servicio al territorio en general y al aeropuerto en particular gracias a intermodalidad. Una intermodalidad que se explica, precisamente, por su proximidad al aeropuerto», insiste.

En Vila-seca, donde según este estudio se ubicaría la estación intermodal, su alcalde, Pere Segura, pide «prudencia. Yo no he visto ninguna propuesta, ni ningún estudio, ni nos han consultado nada. Cuando haya algo concreto ya nos pronunciaremos».

Además, defiende que «la mejor ubicación para la futura estación intermodal es donde sea más útil para los habitantes del Área Metropolitana del Camp de Tarragona y lo demás lo dejo al ámbito técnico. También es importante el consenso político y hasta ahora lo ha habido y éste ha sido que la mejor ubicación de la estación es aquella que sea buena para el ciudadano. Lo importante, más allá de donde esté, es que dé un buen servicio y cumpla con la función de intermodalidad, ferroviaria y aeroportuaria».

Por su parte, para el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, «es muy preocupante la falta de concreción del Estado en las infraestructuras del Camp de Tarragona. Constantemente leemos noticias contradictorias. Ahora mismo, con la noticia de la ampliación del Prat el primer damnificado ha sido el Aeroport de Reus. Pido al Estado que se aclare de una vez y haga alguna cosa firme».

Ubicación estratégica

El Diari publicaba en su edición del pasado miércoles que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana tiene en sus manos una propuesta que contempla ubicar la futura estación intermodal en el nudo ferroviario donde confluyen el Corredor del Mediterrani y la línea Tarragona-Reus, en el término municipal de Vila-seca. Esta propuesta desbancaría la inicial y que sitúa la infraestructura ferroviara junto al Aeropuerto de Reus. La nueva propuesta nace de un estudio que en su día encargo el Ministerio a la empresa INECO (Ingeniería y Economía del Transporte), que trabaja para Adif. Se trata de un documento eminentemente técnico que valora aspectos como los usuarios potenciales, los costes e, incluso, incluye gráficos de cómo podría ser esta futura estación.

Más allá de garantizar la conexión con el Aeropuerto de Reus, este estudio se realizó con el objetivo de conocer las ventajas de un cambio de emplazamiento que pudiese ser más beneficioso para los habitantes del Área Metropolitana del Camp de Tarragona. Cabe recordar que el proyecto inicial de la futura estación intermodal contempla su construcción en la línea Valencia-Barcelona, en unos terrenos próximos a la T-11, al sur del aeropuerto. No obstante, la estación de Reus no se proyectó anexa a la terminal aérea, por lo que los viajeros no podrán bajarse del avión e ir andando con sus maletas hacia el tren. La estación se situó a 2,5 kilómetros, por lo que tendrían que habilitarse autobuses lanzadera. La propuesta de Vila-seca sitúa la estación a 3,5 kilómetros del aeropuerto, además de tener en cuenta que, al situarse en la intersección con la vía convencional entre Tarragona y Reus, sumaría la demanda de los usuarios de estas dos ciudades.

Temas

Comentarios

Lea También