Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Carles Pellicer: «Quiero un tercer mandato para ejecutar mi proyecto»

Presupuestos aprobados. El gobierno municipal encara el último año de legislatura con las relaciones con los grupos de la oposición rotas, aunque Pellicer tiende puentes

Marc Càmara

Whatsapp
El alcalde de Reus, Carles Pellicer, en su despacho del Ayuntamiento de Reus, durante la entrevista que concedió al Diari. FOTO: Alfredo González

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, en su despacho del Ayuntamiento de Reus, durante la entrevista que concedió al Diari. FOTO: Alfredo González

Carles Pellicer ha conseguido desencallar esta semana los presupuestos municipales para el 2018. Después de una segunda cuestión de confianza y ante la incapacidad de la oposición para encontrar un candidato alternativo con el que forjar una moción de censura, las cuentas entran ahora en periodo de exposición pública. El martes Pellicer cargó contra la oposición a la que acusó de irresponsabilidad y falta de proyecto.                                                                                                                                                                           
La oposición anda molesta con sus declaraciones del otro día...
Es sorprendente que me puedan criticar a mí constantemente, en los plenos, y que yo no pueda dar mi opinión de vez en cuando. Cuando la doy, lo admito, lo hago contundentemente, y entonces la oposición se ofende. Pero esto es la política. Nadie tiene que alarmarse. Yo siempre he mantenido una actitud cordial con la oposición. Y soy consciente de que en el futuro habrá que buscar acuerdos con los distintos grupos porque el tiempo de las mayorías absolutas ha acabado. 

«La oposición no ha sido capaz de encontrar un candidato alternativo. No son alternativa real y solo les queda esperar las elecciones de 2019»

¿Se pueden rehacer puentes de diálogo con la oposición?
Ha habido momentos de mucha tensión, por culpa de la situación política. No es fácil, pero hay que recuperar diálogo y reconducir actitudes. Todos los grupos merecen mi respeto porque todos representan una parte de la ciudadanía. 

Usted ha sido muy crítico con Ciudadanos, incluso alertó de que habían cruzado las líneas del buen gusto. 
Han hecho un esfuerzo. Y hay que reconocerlo. Más allá de la ideología que nos separa hay una ciudad que nos une. Tenemos maneras de ver la ciudad diferentes, pero hemos sido capaces de llegar a acuerdos, por ejemplo con la concesión del Estadi Municipal. 

¿Y con el PSC? ¿Cómo están las relaciones?
El PSC es un grupo que durante muchos años ha gobernado la ciudad. Muchas de las cosas que yo defiendo ahora son obra suya. Pero lo critican todo y no lo entiendo. De hecho, hubiesen podido entrar en el gobierno. Yo les hice una oferta que ellos rehusaron... yo tampoco puedo decir exactamente por qué, ellos sabrán. Creo que hubiese sido bueno que hubiésemos podido mandar conjuntamente, aunque fueran dos años. Desde el gobierno se ve todo distinto y la ciudadanía podría haber visto que podemos gobernar la ciudad entre todos cuando hay predisposición. La oferta sigue en pie. 

«El PSC hubiese podido entrar en el gobierno municipal. Les hice una propuesta firme y la rechazaron. La propuesta sigue en pie»

También con la CUP se han entendido a menudo.
Con la CUP hemos podido pactar cuestiones durante el mandato pero ahora ya no es posible. Ellos colocan ante todo una línea roja, el contrato de recogida de la basura y limpieza de la ciudad. Podríamos hacer mil y una analogías, pero lo cierto es que la basura no nos deja ver el bosque. Yo tengo que respetar lo que ellos quieren, pero soy yo el que gobierna y lo hago a mi manera. Cuando gobiernen ellos podrán hacerlo a la suya. 

Aun así, presupuestos aprobados.
Podríamos haberlos aprobado antes si la oposición no hubiese actuado con tacticismos. No han tenido la voluntad de buscar un candidato alternativo, lo que pone en evidencia que no son una alternativa real. Han hecho política a la antigua. Es un tema de actitud. Ahora solo pueden dejar pasar el año que queda hasta las elecciones del 2019. Han tenido dos ocasiones para construir una alternativa. 

¿Podrían ser mejores?
Sí, si en cinco años no hubiésemos tenido que prorrogar las ordenanzas municipales. Los impuestos son un handicap que tenemos en esta ciudad. 

Si hubiese podido, ¿hubiese subido impuestos durante estos años?
No ha sido nunca nuestra manera de obrar, pero sí que es cierto que hace falta adecuar algunas ordenanzas para hacerlas realistas. Piense que no hemos podido ni aumentar el IPC en alguno de los ejercicios. La ciudadanía debe valorar el trabajo de un político por lo que ha hecho, pero también por lo que ha podido hacer. Han sido dos mandatos complicados, pero hemos podido reducir la deuda municipal en prácticamente 200 millones de euros desde el 2011. 

«La ciudadanía debe valorar lo que ha hecho un político, pero también lo que ha podido hacer. Hemos tenido dos mandatos complicados»

Por primera vez en la historia de la ciudad un alcalde ha tenido que someterse a una cuestión de confianza. En su caso, dos.
Los tiempos que vivimos han condicionado mis mandatos. El primero por una cuestión económica, el segundo por la coyuntura política. Cuesta mucho llegar a acuerdos y avanzar porque los partidos piensan y actúan sin visión global. Soy consciente de que tengo un gobierno en minoría. No hace falta que me lo recuerden constantemente. Estamos pactando con todo el mundo y hacemos lo que podemos. Pero nadie puede reprocharme que la ciudad no tiene todos los servicios que necesita. 

Ya ha dicho que quiere volver a presentarse en 2019. ¿Por qué?
El primer mandato nos sirvió para ordenar el Ayuntamiento y la ciudad. El segundo, para planificar. Quiero un tercer mandato para ejecutar mi proyecto. Aunque me critican, tengo proyecto de ciudad. El de hacerla avanzar en equipamientos, en inversiones, en proyección. En proyección hemos hecho un trabajo ingente como ciudad. Sobre todo las entidades culturales, que se han dejado la piel. Ahora vamos a repetir la fórmula con la música.

¿Empezamos tarde?
¡Empezamos ahora! ¿Qué problema hay? Quizás no terminemos el 31 de diciembre. No tenemos por qué estar tan ligados al calendario. Haremos un buen trabajo también con la Ciutat de la Música. La estrategia nos funciona bien. Traemos gente a la ciudad. Luego no es competencia mía que la gente entre en los comercios y compre. Pero ponemos a la gente en las calles. 

Más allá de la proyección de ciudad, ¿hay inversiones previstas?
Muchas. La reforma del Passeig de la Boca de la Mina, donde empezaremos a ver obras antes de terminar el año, con una inversión de 3 millones de euros. El Centre Social El Roser, un gran proyecto para dar cobertura a las personas más necesitadas. Se trata de un proyecto que lucirá a partir del 2019. Será un centro muy potente que también nos permitirá ahorrarnos el alquiler con Cáritas que tenemos ahora. Queremos reimpulsar el Mercat Central y nos planteamos una gran operación en el Mercat del Carrilet. Hay espacios que analizamos como el Hort d’en Ros, el Forn del Soto, la Antiga Hispania... En breve empezamos las obras del Centre Cultural del Castell, en el Castell del Cambrer. 

«Tengo proyecto de ciudad. El de avanzar en equipamientos y en proyección, tener la ciudad limpia y ordenada... »

Hay quien dirá que empiezan obras cuando se avecina año electoral...
Los proyectos empiezan ahora porque hasta ahora no hemos podido hacerlo. Primero ordenamos la casa y ahora hemos sembrado para poder realizarlos a partir del 2019, en un tercer mandato. Con dinero y una mayoría de gobierno  puedes hacer de todo. En la situación que hemos tenido hay que reconocer y saber valorar el trabajo de todos los concejales del equipo de gobierno. 

¿Y el Hospital?
Prevemos que volverá a cerrar el curso con déficit. Esto no lo podemos evitar, es una herencia que gestionamos como podemos. Será la última vez que ponemos medidas para evitar la causa de disolución del Hospital. A partir del 31 de marzo veremos cuál es la situación. 

¿Y el consorci? ¿Peligra?
En absoluto. Seguimos trabajando. Aunque se haya aplicado el 155, el gobierno ha mantenido las negociaciones con la Generalitat. Firmamos un acuerdo de intenciones con el conseller Comín y aunque él esté en Bélgica su equipo técnico continúa operativo. Esperamos al nuevo gobierno para hacerlo efectivo.

Temas

Comentarios

Lea También