Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Carretera de Misericòrdia y rotondas, los puntos viarios más conflictivos

Otro de los problemas radica en la saturación de las entradas. Los accidentes de tráfico con víctimas se redujeron un 19% el año pasado
Whatsapp
Los semáforos peatonales de la zona de los Juzgados duran muy poco tiempo para que el peatón pueda pasar.  foto: Pere Ferré

Los semáforos peatonales de la zona de los Juzgados duran muy poco tiempo para que el peatón pueda pasar. foto: Pere Ferré

La circulación por el interior de la ciudad ha mejorado mucho en los últimos años. No obstante, todavía existen algunos puntos viarios conflictivos y que, en algunos casos, también dificultan la convivencia entre los vehículos y los peatones. Transportistas y profesionales del taxi señalan las rotondas, aquellas de pequeñas dimensiones y muy transitadas, como focos de estos problemas.

Entre las que más problemáticas generan están las de Països Catalans con la avenida de Riudoms o la de President Macià (avenida Bellissens). Después están lo cruces con escasa visibilidad. En este sentido, uno de los más mencionados es el que hay en el Camí de Riudoms con la avenida President Companys. También desde la Urbanizació Pàmies se quejan de la mala visibilidad que generan unos contenedores de la basura mal situados en el cruce de las calles Jardí dels Poetes y Vicaria. Un enclave, aseguran, en el que se ha producido más de un accidente.

El tráfico rodado también está muy condicionado por la saturación que se produce en las entradas de la ciudad. El presidente de la Agrupació de Taxis Reus, Joaquim Olivé, destaca, por encima de todo, los colapsos que se forman en la carretera de Misericòrdia (TV-3141) durante las horas punta. Ésta vía, además, lleva tiempo generando numerosas quejas desde todo tipo de estamentos por el elevado número de vehículos que en ella transitan y la gran inseguridad que genera.

El propio Olivé también quiere mencionar las importantes mejoras que el actual gobierno municipal está llevando a cabo en los alrededores de los colegios. Se trata de zonas muy sensibles a nivel de movilidad durante las horas de entrada y salida de los niños. Por este motivo, aplaude iniciativas como las de pintar los pasos de peatones con dos colores para que resalten más o las restricciones de paso como los que se han aplicado frente la escuela Joan Rebull de la avenida Onze de Setembre.

 

Descenso de accidentes

Un buen termómetro de las mejoras viarias se aprecia en el descenso de las cifras sobre accidentes de tráfico con víctimas durante el año pasado, que fue de 213 personas por las 262 del 2013, lo que representó un descenso del 19 por ciento.

Por lo que respecta a accidentes sin heridos se pasó de los 663 del 2013 a los 647 del año pasado (un descenso del 2,4 por ciento). En sentido, apuntar que también se han reducido los delitos contra la seguridad del tráfico en un 24 por ciento, mientras que hace dos años se habían reducido en torno a un 16 por ciento.

Otro de los problemas que dificulta la convivencia entre conductores y peatones gira alrededor del tiempo de duración de los semáforos.En este apartado, los que se encuentran en la avenida Marià Fortuny, con especial incidencia en el que hay frente los juzgados, son tan rápidos que obligan a detenerse en medio de la isleta. Esto, en ocasiones, también provoca que los ciudadanos crucen la avenida por lugares inapropiados y alejados de los pasos de peatones con el riego que esto comporta.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También