Reus Economía

Casi 500 comercios de Reus se suman a los Bons Tardor para mejorar la campaña de 2020

La sexta edición de la campaña dobla el número de bonos de descuento, un total de 80.000 con un valor de 400.000 euros, para captar más compras de la ciudadanía y los visitantes

C. VALLS

Whatsapp
La campaña de Bons Reus, edición de otoño, capta la atención de más de 450 establecimientos participantes. FOTO: ALBA MARINÉ

La campaña de Bons Reus, edición de otoño, capta la atención de más de 450 establecimientos participantes. FOTO: ALBA MARINÉ

La sexta edición de los Bons Reus se pone en marcha con más de 450 negocios sumados, 80.000 bonos de 5 euros en circulación y una inversión de 400.000 euros. Según anunció ayer la concejala de Promoció de Ciutat, Montserrat Caelles, –así como los representantes de diferentes entidades comerciales de la ciudad como El Passeig Comercial El Pallol, El Tomb de Reus, Unió de Botiguers, la Fira Centre Comercial y la Cambra de Comerç de Reus–, presentaron la que, dijeron, será «la última edición enmarcada en el Plan de Reactivació Econòmica i Social».

La novedad principal de la campaña, que finaliza el día 22, es que tendrá el doble de bonos. «Esta edición se ha juntado con la que se habría celebrado antes de la campaña de Navidad. Hemos doblado la cantidad de bonos disponibles para incentivar aun más la compra; esta será la última serie de bonos antes de que acabe el año, así lo decidimos en la Taula de Comerç en la que están representadas entidades comerciales de la ciudad», expuso Caelles.

Las entidades comerciales consultadas encuentran estos últimos bonos «una herramienta que dinamizará las compras antes del Black Friday y de la campaña navideña». Supone, por otro lado, un revulsivo para los comerciantes, pues «incentiva la compra, hacemos una valoración positiva tras las ediciones anteriores», manifiesta la presidenta de Unió de Botiguers, Meritxell Barberà. Habla, también, de la aparición de un escenario nuevo, uno «sin restricciones». «Venimos de una época de pocas ventas y esto supone una ayuda para todo tipo de sectores, hasta que los bonos se agoten», apunta. Uno de los sector más beneficiados, eso sí, «es el de la moda», corrobora Barberà.

Algo en los que los comerciantes están de acuerdo es que es una propuesta comercial «consolidada». «Hace un año que estamos desarrollando estas iniciativas en la ciudad y eso nos distingue. Sabemos que lo hemos hecho bien y es el resultado de un trabajo conjunto», expuso por su parte el secretario de la Cambra de Comerç de Reus, Josep Baiges.

Hizo hincapié en que otras ciudades, como Tarragona –así como Cambrils– han realizado campañas similares. En este línea, Caelles terció, por su parte, que «somos pioneros (en la iniciativa)», refiriéndose que otros lugares de la demarcación han seguido el ejemplo reusense.

Sobre las expectativas que prevén alcanzar desde la concejalía competente y desde el tejido comercial implicado, todos esperan superar los números de la edición de primavera. «Los bonos tienen una caducidad de quince días, cuando los que no se hayan utilizado hayan vuelto a ponerse en circulación para otras personas que se los descarguen, más gente podrá beneficiarse», resolvió Caelles.

También recordó que los bonos, además de poderse descargar a través de la página web bons.reus.cat, pueden adquirirse a través de los tres puntos físicos habilitados en la ciudad: está el stand de la plaza de Prim, la oficina de turismo de la plaza del Mercadal y la otra oficina turística, ubicada en la calle de Sant Joan.

La diversidad de sectores

La diversidad, como es habitual, fue otro factor destacado: moda, restauración, servicios, complementos, etc. «Todos los establecimientos participantes lucirán en su escaparate la pegatina de Bons Reus. Presentamos también una imagen promocional cálida; esta edición otoñal cuenta con colores marrones sin olvidar la idea, tan nuestra, de comprar paseando», añadió la concejala. A modo de balance, Caelles resaltó que información relativa a la inversión de la campaña: «Desde que iniciamos este proyecto, ha habido un impacto económico que se ha multiplicado».

Preguntada por si los Bons Reus volverán el año que viene, la concejala aclaró que, por lo pronto, de cara a Navidad, «están previstas otras iniciativas de dinamización». Lo que sí dejó claro es que «la estrategia cambia porque la situación mejora». Desde el consistorio esperan que no haga falta ningún plan de choque y esperan con ilusión nuevos retos; nombró, por ejemplo, las APEU, las describió como «una herramienta de dinamización que servirá a las empresas para tener autonomía».

Desde el Tomb de Reus, su presidente, Jacint Pallejà, expuso que esta edición de otoño tiene dos objetivos: «Por un lado, se desarrolla en un momento clave de temporada, algo estratégico para los ritmos de compra; y, por otro, con la cantidad superior de bonos, llegaremos a más gente, pues tenemos el doble de posibilidades».

Otro factor que destacaron como importante las entidades fue el efecto llamada para visitantes de fuera. «Es una evidencia que, desde que abrimos la adquisición de bonos a gente de fuera de la ciudad ha habido un impulso para que ésta viniera; (los bonos) nos son muy útiles para segmentar el tipo de cliente que se acerca», aseguró Caelles.

Sobre las sensaciones de los comercios, Barberà explica –en representación de los adheridos a Unió de Botiguers– que los Bons Reus llegan en un momento de necesidad. «Es el último trimestre del año, hay que aprovecharlo al máximo y vienen en una temporada en que funcionarán. No es un buen momento todavía, por lo que se refiere a ventas, pero esperamos que con menos restricciones la campaña sea positiva para nosotros», manifiesta.

Desde El Passeig Comercial El Pallol, su presidente Pau Salvadó explica que los establecimientos de la zona a la que representa «hemos notado cierta recuperación, respecto al año pasado». Los comercios, completa, «observan que la clientela tiene ganas de pasárselo bien haciendo sus compras; tenemos esa sensación». «Nosotros confíamos en que los Bons Reus tengan un buen resultado, nos parecen un acierto. Además, han sido un espejo para otras administraciones locales de la zona», sostiene.

¿Cómo funcionan?

Los bonos son de uso personal e intransferible, se los pueden descargar personas mayores de 18 años. Pueden hacerlo registrándose en la web o, como decíamos, en los puntos físicos habilitados en Reus. El registro se puede formalizar aportando una serie de datos personales.

Cabe decir que, al realizar la compra con bonos, se tiene que presentar –además del bono– el DNI para corroborar que se es la persona que ha descargado los descuentos. Se puede utilizar un bono por una compra mínima de 15 euros; se pueden canejar dos, por la compra mínima de 30; tres, en el caso de una de 45; y cuatro, en el caso de una compra mínima de 60.

A modo de curiosidad, durante la campaña de primavera –que comenzó el 17 de mayo pasado–, los bonos se agotaron en menos de 24 horas. Este factor supuso, para el comercio de la ciudad, un impacto económico de 3,8: 761.921 euros, con una inversión municipal de 200.000 euros.

Comentarios

Lea También