Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sociedad

Cierran por la noche nueve parques públicos de Reus para evitar actos incívicos

En pocas semanas se sumará la plaza Festa Major de Mas Vilanova, una reivindicación vecinal

M.P.

Whatsapp
A finales de agosto se cerró, por primera vez, la plaza de la Festa Major, del barrio Mas Vilanova. FOTO: FABIÁN ACIDRESRECIENTEMENTE TAMBIÉN SE CIERRA POR LA NOCHE EL PARQUE INFANTIL DE ÀNGEL GUIMERÀ. FOTO: FABIÁN ACIDRES

A finales de agosto se cerró, por primera vez, la plaza de la Festa Major, del barrio Mas Vilanova. FOTO: FABIÁN ACIDRESRECIENTEMENTE TAMBIÉN SE CIERRA POR LA NOCHE EL PARQUE INFANTIL DE ÀNGEL GUIMERÀ. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Prácticamente una decena de parques de Reus ya cierran puertas por la noche, con un objetivo común: evitar los actos incívicos. A día de hoy son un total de nueve y, en breves, se incorporará un décimo: el parque del Seguici Festiu del barrio Mas Vilanova, incluido en los presupuestos participativos 2018. «Las vallas ya están instaladas, aunque el parque aún no se cierra por la noche», explica el presidente de la asociación vecinal de Mas Vilanova, Valentín Rodríguez. Detalla que aún se tienen que ultimar algunos detalles, «por lo que nos esperaremos a hacer la inauguración».

Ésta será ya la tercera zona del barrio que se clausura por la noche, al lado de la plaza ubicada en la zona de los edificios Mas Vilanova y la de la Festa Major. En este último caso, el vallado es también reciente. Fue en agosto que la plaza se cerró por primera vez, «y la valoración de estos últimos meses es muy buena. Los vecinos están contentos porque los ruidos y el botellón de los fines de semana ya no se han vuelto a repetir», asegura Valentín, que añade: «No es que me guste cerrar espacio, pero es la manera de evitar el incivismo».

Más allá de estas plazas de Mas Vilanova, actualmente también se clausuran nocturnamente espacios de otros puntos de la ciudad. Se trata de Mas Sabater, Mas Miarnau, parque de Sant Jordi, parque del Ferrocarril, Mas Iglesias, Mas Carandell y la zona de juegos del parque Àngel Guimerà.

En la mayoría de barrios se considera que el vallado ha servido para disuadir el incivismo, aunque en algunos casos se siguen dando casos puntuales de vandalismo. Así lo explica Maria del Mar Escoda, presidenta de la asociación de vecinos del barrio Gaudí. «Hace ya años que se cierra Mas Carandell. Aun así, en verano se producen algunos casos de incivismo, porque los jóvenes saltan las vallas, aunque estén cerradas, y entran y salen», detalla. Según explica, incluso se han provocado pequeños incendios, han aparecidos pintadas y se ha roto mobiliario. «Pero son actos muy puntuales y siempre en verano. En invierno estamos tranquilos», añade Maria del Mar Escoda.

Otro punto donde ha habido incivismo es en Mas Iglesias. El presidente de la asociación El Roserar, Francesc Jornet, asegura que, aunque el parque tendría que cerrarse cada noche, «en alguna ocasión se lo han dejado abierto». Según Jornet, normalmente no se producen actos vandálicos, aunque en las últimas semanas sí que han sufrido incivismo. «Arrancaron unos bancos y los tiraron a la balsa. Por otro lado, en el parque infantil han roto elementos», detalla.

«No es la solución definitiva»

Desde la Federació d’Associació de Veïns de Reus (FAVR), su presidente Marcos Massó opina que la demanda vecinal de cerrar parques y plazas donde hay problemas de convivencia por la noche se tiene que atender. «Pero considero que no es la solución definitiva al problema», añade. Bajo su punto de vista, se tiene que dar una alternativa a los jóvenes. «Si únicamente se cierran espacios, los jóvenes se moverán de sitio y el problema seguirá, aunque en otro punto de la ciudad. Así que es importante trabajar esta cuestión de forma más global. Poner vallas en un parque es una medida, pero ¿qué más se ofrece?», se pregunta.

En este caso, la FAVR no considera que la policía sea la solución, «sino que sería necesario hacer pedagogía. Se tiene que respetar el descanso de los vecinos, y esto lo tienen que entender los jóvenes, pero también se tiene que mirar por ellos. La solución tiene que ser para todos», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También