Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Seguridad

Cinco nuevos barrios de Reus estarán vigilados por cámaras en 2020

Del paquete anunciado a principios de año, únicamente se han desplegado en Mas Abelló y calles del Vent y Jesús

MONTSE PLANA

Whatsapp
En la parte superior izquierda de la imagen, una de las cámaras instalada en el eje entre las calles del Vent y de Jesús. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

En la parte superior izquierda de la imagen, una de las cámaras instalada en el eje entre las calles del Vent y de Jesús. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

A principios de año, el Ayuntamiento de Reus anunciaba el refuerzo de la seguridad en la vía pública en siete puntos de la ciudad a través del despliegue de un conjunto de cámaras de videovigilancia. Un plan que se decidía llevar a cabo tras la prueba piloto puesta en marcha en 2017 en Mas Abelló, considerando que había dado resultados positivos. De momento, únicamente se han instalado dos sistemas de los siete previstos: en Mas Abelló y las calles Vent y de Jesús. El resto se hará en una segunda fase este próximo año, según detallan fuentes municipales consultadas.

Concretamente, durante este 2019 se ha ejecutado una primera fase, con un presupuesto de aproximadamente 15.000 euros y la instalación de dispositivos en el pasaje de la Mare de Déu de la Macarena, en Mas Abelló; y en el eje formado por las calles de Jesús y del Vent, punto en el que el pasado mes de mayo ya contaba con las cámaras instaladas. Desde entonces, no se han colocado más dispositivos, quedando pendientes cinco de las zonas anunciadas a principios de año. Se trata de la calle de la Sardana y plaza Comte de Reus; plaza Teresa Miquel i Pàmies; plaza de la Cultura de la Pau; plaza de Anton Borrell; y pista deportiva ubicada en la calle Llorenç Milans del Bosch.

No obstante, el consistorio ya estaría, actualmente, trabajando en la documentación necesaria para poder sacar a licitación una segunda fase que permitirá dar continuidad al llamado Pla de Videovigilància, que tiene la finalidad de disuadir los actos incívicos, según explicó el alcalde Carles Pellicer el día de la presentación de dicho plan.

«Poco se notan»

El eje formado por las calles del Vent y de Jesús es el último punto donde se han instalado cámaras de vigilancia, y la primera zona céntrica de la ciudad a contar con este tipo de dispositivos de seguridad. A mediados de mayo, las cámaras ya estaban instaladas y en funcionamiento. En aquel momento, los comercios de la zona confiaban en el efecto disuasorio de esta mediada y que los robos se redujeran. No obstante, los comerciantes consultados a día de hoy aseguran no haber notado un cambio sustancial.

«Bajo mi punto de vista, es más efectivo que los agentes policiales patrullen a pie por las calles. Esto sí que funciona», considera un trabajador de la tienda de videojuegos, consolas y electrónica Game. Este establecimiento está ubicado en el Raval de Jesús, justo en el cruce entre las calles del Vent y de Jesús. «Los artículos siguen desapareciendo», dice, a la vez que asegura no haber notado nada desde que hay las cámaras. En el mismo sentido se expresan desde la tienda de ropa Ribé. «Sé que en la zona del arrabal, donde hay el semáforo, colocaron unas cámaras, pero no he notado cambios», se expresa desde este comercio.

Y no se trata de, únicamente, una percepción a nivel comercial, sino que también es vecinal. El presidente de la Associació de Veïns Harmonia del Carme, Josep Machado, puntualiza que, al principio, «hubo algo de tranquilidad, pero pasado un tiempo, el incivismo se reactivó». Recuerda que, recientemente, quemaron contenedores en el barrio y que ha habido algunos destrozos en tiendas. «Son casos puntuales, pero se siguen produciendo», detalla. Aun así, reconoce que Guàrdia Urbana está, actualmente, más presente en el barrio, «aunque creo que tendrían que entrar más en los establecimientos comerciales y recuperar el contacto directo con la gente», dice Machado.

Por otro lado, desde Mas Abelló y Sant Josep Obrer se considera que las cámaras han hecho efecto. «Pero están ubicadas en puntos muy concretos, donde hay las casas. En el resto de barrio, el incivismo sigue», señala el presidente de la Associació Primer de Maig, quien también reclama más presencia policial.

Temas

Comentarios

Lea También