Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cirugía sin ingreso, todo ventajas para los pacientes

El servicio de Cirurgia Major Ambulatòria del Sant Joan realiza el 40% del total de operaciones del centro, ayudando a disminuir las listas de espera

Joan Morales

Whatsapp
Imagen de grupo de parte de los profesionales del servicio de Cirurgia Major Ambulatòria (CMA) del Hospital Sant de Reus, coordinados por Pilar Sala. Foto: Alba Mariné

Imagen de grupo de parte de los profesionales del servicio de Cirurgia Major Ambulatòria (CMA) del Hospital Sant de Reus, coordinados por Pilar Sala. Foto: Alba Mariné

Tener la posibilidad de irte a casa el mismo día de la operación, pudiendo recuperarte en tu propio entorno y no en el hospital. Esta es una de las ventajas que ofrece el servicio de Cirurgia Major Ambulatòria del Hospital Sant Joan de Reus, creado en el año 1994 y reiniciado a finales de los 90 después de un tiempo de inactividad. Fue con el cambio al nuevo Hospital Sant Joan, el año 2010, cuando esta unidad recuperó la estructura y consiguió el empujón definitivo hasta el día de hoy.

Pilar Sala, coordinadora del servicio, explica que «nuestro objetivo es intentar que el paciente pueda irse a casa el mismo día, después de una intervención quirúrgica. Por eso se monta una estructura para conseguir, con garantías, un proceso protocolizado para completar el circuito. Una pregunta que podrán hacerse muchas personas es ¿por qué si antes se ingresaba a alguien después de operado, ahora no?. Pilar Sala contesta la pregunta: «los adelantos tecnológicos han sido muy importantes, también desde un punto de vista de la anestesia. Además, se ha puesto en marcha un protocolo para que el paciente pueda irse a su casa con  garantías y en las mejores condiciones». Para ello, se cuenta con grupo de trabajo formado por un especialista de cada área quirúrgica del Hospital Sant Joan de Reus, con la presencia también de anestesistas y personal de enfermería. Aunque este servicio empezó operando cosas más pequeñas, poco a poco ha ido asumiendo intervenciones quirúrgicas de mayor envergadura, llegando a operar desde cataratas, hasta quistes de ovario o de mama, pasando por biopsias laringeas, etc. «El paciente es operado por la mañana y a las horas se va a su casa», recuerda Pilar Sala, quien insiste en que este tipo de cirugía tiene una serie de ventajas. 

Uno de los pacientes que ha sido intervenido, recibiendo cuidados en el espacio de reanimación. Foto: Alba Mariné

Entre éstas, por ejemplo, se consigue «disminuir las complicaciones propias del ingreso, como pueden ser las infecciones», comenta la coordinadora del CMA, quien añade que «también conseguimos que la asistencia sea mucho más personalizada y mejoramos la gestión del hospital, ya que liberamos camas y reducimos el coste económico para los centros hospitalarios». Años después de su puesta en marcha, las claves del éxito de este servicio radican, según Pilar Sala, en que «no hemos bajado la calidad. Todo lo contrario, ya que hemos mejorado la calidad asistencial del paciente. También es importante la multidisciplinariedad entre los diferentes servicios del hospital, para que todo el mundo esté motivado. Y, por último, la correcta selección de los pacientes».

El circuito

El primer paso, dentro del circuito de selección de las personas que pueden ser operadas a través del servicio de Cirurgia Major Ambulatòria del Sant Joan, es que el especialista decida si la operación se puede hacer o no. Si es que sí, el paciente pasará por la consulta del anestesista, quien valorará sus condiciones y si puede ser operado por CMA.

El tercer elemento del eslabón, a cargo del personal de enfermería, es muy importante ya que es el que analiza aspectos más personales y familiares del paciente, para comprobar si es posible llevar a cabo el postoperatorio en su casa. Pilar  Sala también recuerda que «la labor de las enfermeras y enfermeros es muy importante una vez operado el paciente, ya que serán los que, una vez pasen por la sala de reanimación y adaptación al medio, decidan si finalmente se puede ir a casa». Además, las enfermeras son las que también realizan, al día siguiente de su alta, una llamada de seguridad al paciente o a un familiar para comprobar que todo va bien.

El peso que tiene el servicio de Cirurgia Major Ambulatòria en el Hospital Sant Joan de Reus lo demuestran las cifras: el 40% del total de intervenciones que se llevan a cabo en este hospital son de cirugía sin ingreso. Además, tal y como recuerda su coordinadora, «el índice de satisfacción de las personas que han sido operadas en este servicio, durante la llamada del día después, es del 97%».

Temas

Comentarios

Lea También