Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Comercios de Reus del entorno de La Sang pierden clientes por falta de zonas de carga y descarga

Algunas tiendas han comprado abonos de aparcamiento en el parking del Pallol para regalarlos como alternativa por la falta de estacionamiento. Aseguran sufrir pérdidas del 10%

Jordina Salvat

Whatsapp
La plaza de la Puríssima Sang vuelve a estar en obras. FOTO: Alfredo González

La plaza de la Puríssima Sang vuelve a estar en obras. FOTO: Alfredo González

Indignados. Así están los comercios de la plaza de la Puríssima Sang y sus alrededores ante el resultado final de la remodelación de la zona. Un lavado de imagen que empezó el 2015 con la primera fase de remodelación de la plaza de Catalunya y se alargó, de forma intermitente hasta el 4 de julio de este año, cuando el arrabal del Pallol y la plaza de La Sang abrían el tráfico tras ocho meses. La calzada ha quedado toda al mismo nivel, en una operación pretende dar preferencia y prioridad al uso del peatón. Sin embargo, los comercios afirman con rotundidad que no se han visto beneficiados con la remodelación.

Recriminan que se han quedado con la mitad de plazas de carga y descarga. Algo de gravedad si nos fijamos en el cariz de muchos de sus negocios. Les Carbasses vende pollos a l’ast y comida preparada para llevar. A Tutta Pizza, comida italiana a domicilio y para recoger. La tienda Optimus - Ferretería Martí cada vez tiene más problemas para descargar el material. Al igual que la Floristeria Disseny Romy, cuya gran parte de los ingresos son ramos encargados para pasar a recoger.

No obstante, desde el Ayuntamiento de Reus responden asegurando que en la plaza de La Sang  existen las mismas zonas de carga y descarga pero más controladas. – una tocando con la ferretería y, la otra, con la Riera Miró–. Pero los establecimientos no lo consideran suficiente. «Los transportistas tienen que hacer inventos para poder cargar y descargar el género. El otro día había un vehículo aparcado en horizontal ocupando toda la acera», explican desde la Ferreteria Martí, que tiene una zona justo enfrente. «Es desastroso. Sólo caben dos coches, tres si son muy pequeños». Antes de las obras, la plaza animaba a aparcar junto al Entanc Pallol, delante de la parroquia o incluso en la acera dónde se ubica Les Carbasses.  

Según informan los comerciantes, este cambio les ha hecho perder un 10% de clientela. Otros, aseguran que incluso el 30%.  «Somos un tipo de establecimientos que dependemos de zonas habilitadas para que los coches y transportistas puedan estacionar» explican desde la Ferretería Martí. «Mucha gente se acercaba a comprar tabaco aquí por el horario y la facilidad de dejar el coche», comparte Agustín Curto, propietario del Estanc del Pallol.  

Ante esta situación, algunas tiendas han decidido buscar una solución de urgencia. Es el caso de la floristería Romy o de Les Carbasses, que proporcionar a sus clientes tiques de una hora gratis  en el parking del Pallol.  El comercio de pollos a l’ast ofrece un vale por la compra superior a10€: «Hemos notado la bajada de clientes. Ni pagando nosotros mismos el parking nos compensa. La gente que sigue viniendo en coche opta por ir dos y, mientras uno se espera, el otro compra el pollo», explican desde Les Carbasses. «Encima ahora hay obras otra vez en la entrada del parking porqué se ve que no está bien nivelado».

Carreró de la sang

Romy Cami Mur hace unos años se enamoró del establecimiento que hoy ocupa porque ofrece una salida doble en el Raval del Pallol y en del Carreró de la Puríssima Sang. Tenía la floristería Romy  expresamente montada con esta idea. El arrabal le aportaba visibilidad, las plazas de La Sang, Catalunya y el Carreró de La Sang espacio para estacionar el coche unos minutos y poder recoger o encargar las flores. «El Carreró de la Puríssima Sang era ideal para cargar el coche para bodas o bautizos y para que los transportistas descargaran la mercancía», explica. Con la remodelación, el carreró no permite el paso a vehículos. Además, las jardineras impiden estacionar cerca de su floristería. «Tengo una llave para bajar el pilón del Carreró de La Sang, pero es una maniobra incómoda, porque a veces tienes que dejar el negocio solo», declara Romy, que añade: «El transportista prefiere parar un momento en la calle del Hospital».

El carreró de la Sang no permite el paso de vehículos. FOTO: Alfredo González

Sergi Llançà, del Celler de la Sang, comparte la opinión mayoritaria entre los comerciantes «estéticamente, la plaza ha quedado bien, pero es muy poco útil y hay muy poca sombra». En esta línea, Agustín Curto, propietario del estanco que hay en la plaza, denuncia el lunes pasado, colocaron la «primera y única papelera» en la plaza de la Sang. Hasta entonces los viandantes utilizaban la de su negocio.  

Pendientes de más árboles

Fuentes consultadas del ayuntamiento afirman que se está estudiando incorporar pronto nuevos elementos como más árboles para  dar sombra y señalan que, para elaborar la reordenación, se ha tenido en cuenta que el espacio acoge un acto multitudinario como las Tres Gràcies, un Bé Cultural d’Interès Nacional. 
 

Temas

Comentarios

Lea También