Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sociedad

‘Con las ocupaciones ilegales se ha bajado la guardia’, dicen los vecinos de Reus

Diversas agrupaciones vecinales de la ciudad se sienten inseguras por los ‘efectos colaterales’, como ‘quemas de coches’ y ‘actos vandálicos’ 
Whatsapp
Imagen de archivo de la zona del barrio Fortuny, donde se registraron ocupaciones. Foto: Alfredo González/DT.

Imagen de archivo de la zona del barrio Fortuny, donde se registraron ocupaciones. Foto: Alfredo González/DT.

El problema de la ocupación ilegal se reparte en diversos barrios de la ciudad y los casos se suceden de forma continuada a lo largo del año. Aunque lo acontecido recientemente en la calle Joan Corominas podría ser sólo un reflejo de lo que sucede a lo largo de todo el año en puntos habituales de la capital del Baix Camp, los vecinos de la ciudad se sienten inseguros por quemas de coches y actos vandálicos derivados y consecuentes de la ocupación. de hecho, hablan de «efectos colaterales».   


Según actualiza la situación en lo que a ocupación ilegal e incívica se refiere, el presidente de la Asociación de Vecinos Primero de Mayo, Eduardo Navas, explica que en la zona de Mas Pellicer «con el tema de las ocupaciones ilegales se ha bajado la guardia». El representante de los vecinos de la zona ha observado que «las patrullas ya no se realizan como hace un año y creemos que los cuerpos policiales que se encargan de velar por nuestra seguridad deberían de realizar sus patrullas andando, saliendo del coche. De lo contrario, quienes realizan las represalias no los toman en serio». Según detalla, en los últimos meses se han sucedido una serie de «actos vandálicos» como es el caso de «recientes quemas de coches» que no saben cómo gestionar ya.  «No vemos que haya ninguna solución y estamos atemorizados»,  se lamenta Navas. 

Según explican las asociaciones consultadas 'la situación no ha variado demasiado respecto a meses atrás' en lo que a ocupación se refiere


Con todo, la vecina del barrio Fortuny y representante de la Associació Veïnal d’amics del Barri Fortuny, Pepita Roig, saca a relucir que «nuestra situación no ha variado demasiado respecto a meses atrás, queremos una seguridad más efectiva».  Siguen siendo conocedores de los pisos que se ocupan y declaran que «en el núcleo del barrio aún hay casos, muchos de ellos violentos». La presencia de gente mayor acrecienta el temor en esta vecindad, ya que «muchos se sienten indefensos y no comprenden la situación que empuja a estas personas a ocupar una casa». Según acota Roig, que en el Fortuny haya edificios bajos es un rasgo que «suele favorecer las intrusiones y, el hecho de que la ley sea lenta y los ocupas sigan moviéndose alarga el asunto».   

Los vecinos piden una seguridad más efectiva y que ‘las patrullas se hagan fuera del coche’


En barrios como el Gaudí, donde ha habido polémicas relacionadas con la ocupación de pisos para después cobrar un alquiler ilegal a los inquilinos, es bien diferente. En este caso, a través de la fuerza policial y de la presión vecinal, la Associació de Veïns del Barri Gaudí logró diluir una de estas organizaciones y que otra fuera perdiendo fuerza. Su propósito actual se centra en abrir inmuebles y luego alquilarlos a familias que realmente lo necesitan. Según hace repaso el miembro de la asociación vecinal y responsable de la Oficina de Atenció al Veïnat, Antonio Montoya, «hace tres años que nos ocupamos en reducir estas mafias de ocupas incívicos. Empezamos conociendo su situación y separándolos. Muchos no quieren acudir a los Servicios Sociales y han convertido el ocupar en una forma de vida».

‘Queremos una ley más ágil’
n Según explica  desde la Associació de Veïns del Barri Gaudí, Antonio Montoya, desde la agrupación quieren pedir una reforma legislativa. «Queremos una ley más ágil que beneficie a los que sufren la situación de tener su vivienda ocupada y tener que pagar recibos», destaca. Desde la AAVV del barrio Gaudí quieren declarar que tenemos  «un barrio libre de ocupas y que la contribución del Ayuntamiento ha sido ejemplar». Y es que desde el principio tuvieron claro que «teníamos que enfocar el cambio hacia el alquiler social.  La Plataforma de Afectats per la Crisi ha ayudado mucho. De las 28 personas apuntadas, unas 7 están por colocar y 4  en vías de resolución». 

Temas

Comentarios

Lea También