Concesionarios e inmobiliarias de Reus se benefician del Gordo de Navidad

La suerte se deja notar en una mayor venta de coches con motores potentes y más interés en adquirir inmuebles

MONTSE PLANA/CRISTINA VALLS

Whatsapp
El modelo Golf GTI es uno de los vendidos en Volkswagen. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZEN VILANOVA FINQUES LO HAN NOTADO POR EL TIPO DE FINANCIAMIENTO.  FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El modelo Golf GTI es uno de los vendidos en Volkswagen. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZEN VILANOVA FINQUES LO HAN NOTADO POR EL TIPO DE FINANCIAMIENTO. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El Gordo de Navidad ya se ha empezado a notar en Reus tras caer, por segundo año consecutivo, en la ciudad. A pesar de la crisis económica, social y sanitaria provocada por la Covid-19, la suerte también sonríe. Lo hizo el pasado 22 de diciembre con los 240 millones de euros que se repartieron desde la administración La Pastoreta tras vender 60 series del Gordo, el 72.897 –el 80% se vendieron en la fábrica Indústries Teixidó, en Riudecols–, y ahora, los negocios empiezan a notarlo. Básicamente, concesionarios e inmobiliarias de la capital del Baix Camp. Cierta revitalización que da un pequeño respiro a los negocios beneficiados y que hacen más llevadera la cuesta de enero.

Desde Reusmòbil, concesionario Volkswagen, aseguran que esta vez han notado más movimiento respecto el año pasado, cuando el Gordo pasó también por Reus a través del Centro Cultural Aragonés el Cachirulo, que repartió 320 millones en forma de participaciones de un número comprado en Salou. «Hemos vendido una decena de coches relacionados con el Gordo. Son más que el año pasado, que fueron pocos y muy espaciados en el tiempo», relatan desde Volkswagen. La gente que se ha animado a comprar nuevo vehículo en este concesionario tras recibir un buen pellizco del Gordo son jóvenes, de entre 20 y 35 años, que han optado por coches potentes, como el Golf GTI.

A pocos metros, Mitsubishi también ha experimentado un aumento de ventas estas últimas semanas. De momento, ya han vendido más coches por lotería que el año pasado. «A principios de 2020 fueron un par y ahora llevamos ya tres coches, que sepamos», explican. En este caso, también se trata de vehículos potentes. Concretamente, los clientes afortunados han optado por modelos pick ups y el Eclipse Cross.

En cambio, la tendencia no ha sido la misma en otras casas, como es el caso de Seat, donde el año pasado sí que tuvieron un aumento de ventas a raíz del Gordo, notándolo sobre todo por pagos al contado, mientras que esta vez ha pasado más de puntillas, aunque sí que aseguran que algún caso han tenido.

De hecho, varias fuentes indican que ha habido un cambio de tendencia entre la manera de gastar el premio del año pasado con la de este. La diferencia radica que el Gordo en 2019 cayó muy repartido a través de participaciones y, por lo tanto, los afortunados fueron más, pero con menores cantidades. Mientras que esta vez, por cada décimo comprado, los afortunados se embolsaron 328.000 euros netos, por lo que se están realizando compras más atrevidas.

También en el mundo inmobiliario se están dando ya, apenas un mes después del sorteo, las primeras señales. Desde Finques Matias relatan que todavía no han cerrado ninguna compraventa, pero aseguran que se está produciendo cierto movimiento de gente de Riudecols interesados en comprar. «El año pasado también notamos cierto interés tras caer el Gordo, pero en esta ocasión, más».

En la misma línea se expresa Ricard Vilanova, gerente de Vilanova Finques. Señala que el año pasado el Gordo se tradujo, al menos en su caso, en inversiones más pequeñas, mientras que esta vez, «no están invirtiendo, sino que compran inmuebles para vivir». ¿Y cómo se puede saber que se trata de operaciones que surgen del Gordo? Según Vilanova, «por el tipos de financiamiento se puede deducir». Claro está que se desconoce la cantidad exacta de cuántos clientes surgen de la lotería, pero se dan al menos situaciones que lo hacen pensar. En Riudoms, por ejemplo, Vilanova Finques tiene una promoción de casas en venta «y justamente estas semanas las hemos acabado de vender todas». A pesar de todo, Ricard Vilanova destaca que el nivel de ventas de la inmobiliaria es regular, por lo que, aunque la lotería puede ayudar «y da cierta tranquilidad, tampoco lo vemos como un revulsivo».

También cabe destacar que toda esta notoriedad del Gordo en concesionarios e inmobiliarias se está dando en un momento en el que, hasta el momento, hay confinamiento municipal y que los fines de semana los negocios tienen que permanecer cerrados. Así lo explican desde Seat, que remarcan que dichas medidas están perjudicando, «dado que parte importante del premio cayó en Riudecols, y con el confinamiento municipal, toda esta clientela no puede venir, ahora mismo, a Reus». Situación que, cabe recordar, cambiará a partir de mañana, lunes, cuando la movilidad pasará a ser comarcal.

Riudecols

Parte importante del Gordo fue a parar entre los trabajadores de la fábrica Indústries Teixidó, en Riudecols. El Diari también ha intentado hablar con comercios de este pequeño municipio del Baix Camp, para saber si, como en Reus, se ha notado cierta revitalización. En este caso, la mayoría de comercios con los que ha intentado ponerse en contacto este periódico se han negado a hacer declaraciones al respecto, mientras que los que han hablado, dicen no haberlo notado.

Desde el centro de estética El Petit Racó, Marta explica que el impacto económico por el Gordo «no se ha notado». De hecho, añade que la actividad es «muy floja» estos días y que el ritmo de compradores está «muerto», sentencia. Mayoritariamente, atiende a gente mayor, de edad avanzada. «Como es natural, han preferido prevenir y se han resguardado en sus casas. No se considera tan prioritaria, por otra parte, la belleza, hay otras cosas por encima, como la salud. Por lo general, cada mes de enero suele ser flojo, pero todo se ha agravado con la llegada de la pandemia», expone.

Valora, por otro lado, que la gente «en este contexto, si ha ganado un premio, invierte más en reformar su casa o en cuestiones de movilidad, como sería la compra de un vehículo, pero no hemos visto que se traduzca a mejoras a nivel comercial en el municipio». También manifiesta que la oferta de restauración, afectada por las restricciones, también lo está pasando mal y en muchos casos «incluso permanecen cerrados». Es el caso del Restaurant La Sala, dese donde confirman que, por las limitaciones y otra serie de cuestiones de seguridad, «no hemos podido abrir», trasladan.

Temas

Comentarios

Lea También