Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenan a los vecinos del bloque Azul de Reus a pagar 72.000==euro== por las obras de 2009

Una sentencia del juzgado número 6 obliga a la comunidad de propietarios a abonar a la constructora RèCOP la cantidad pendiente
Whatsapp
Imagen del aspecto que presenta actualmente el bloque Azul del barrio Gaudí. Foto: Alba Mariné

Imagen del aspecto que presenta actualmente el bloque Azul del barrio Gaudí. Foto: Alba Mariné

«Condeno a la Comunidad de Propietarios del Edificio Azul del barrio Gaudí a abonar a la empresa constructora RèCOP la cantidad de 71.972,77 euros, más los intereses legales desde el requerimiento de pago extrajudicial, y al Ayuntamiento de Reus al pago de la cantidad de 71.972,77 euros para el supuesto de no verificar el pago de los mismos la comunidad demandada».

Este es el fallo de la sentencia emitida por el juzgado de Primera Instancia número 6 de Reus a finales del año pasado después de que la empresa RèCOP Restauracions Arquitectòniques S.L.U demandara a la Comunidad de Propietarios del Edificio Azul del barrio Gaudí y al consistorio por un pago pendiente de las obras de rehabilitación que la constructora empezó en el año 2007 y terminó en 2009. El presupuesto total de los trabajos fue de 950.000 euros.

Esta sentencia, que puede hacerse efectiva en cualquier momento si la empresa así lo requiere, pone entre la espada y la pared a la comunidad de vecinos, ya que podría enfrentarse al embargo si no abona la cantidad reclamada. El presidente de la comunidad demandada, Pere Duch, asegura que «no corresponde a los vecinos pagar la deuda, ya que el Ayuntamiento de la época, cuando Lluís Miquel Pérez era alcalde y Jordi Bergadà concejal d’Urbanisme, se comprometió a pagar la cantidad que quedara pendiente del importe total de las obras».

Al respecto, la sentencia recoge la existencia de un «decreto de alcaldía de fecha 20 de julio de 2007 en el que el Ayuntamiento asumía el compromiso de asegurar el cobro de la totalidad de los trabajos realizados para el caso de que la comunidad no hiciese efectivo su importe con un límite máximo total de 252.915 euros».

Amparándose en este documento, el presidente de la comunidad se excusa de la obligación de los vecinos del bloque de asumir el coste pendiente. «La comunidad hizo los deberes en su día, reclamando a los vecinos que pagaran entre 15 y 20 mil euros por las obras. Aunque hubo quienes no pagaron esta cantidad porque los bancos no les dieron el crédito», explica Pere Duch.

 

Preocupación vecinal

La máxima preocupación del presidente es que las cuentas de la comunidad puedan ser embargadas en cualquier momento. «Si este supuesto llega a ocurrir nos quedaríamos sin dinero para pagar el seguro del bloque, la limpieza y todos los servicios que ofrece la comunidad», asegura. Por esta razón, insiste en reclamar al Ayuntamiento que negocie y dialogue con la empresa constructora el pago definitivo de la deuda, para zanjar este problema de una vez por todas. «Vivimos en una tensión permanente, no entiendo cómo ni el anterior gobierno municipal ni el actual se han preocupado por nuestro problema y que la solución haya sido terminar en el juzgado».

Vecinos como Gemma están en total desacuerdo con la resolución judicial. «No quiero ni pensar en tener que pagar de nuevo. En su día ya pagamos y ahora es el Ayuntamiento el que tiene que responder», asegura y reconoce que «aunque el compromiso lo adquirió el anterior gobierno municipal, nosotros no tenemos la culpa de que no se hiciera cargo de esta responsabilidad».

Otra de las vecinas, M.C., confiesa que «pagué tarde la cuota de las obras porque el banco no me dio el crédito que pedía y finalmente fueron mis padres quienes me tuvieron que prestar 18.000 euros». De igual modo, R.A., coincide en señalar que los vecinos ya han pagado suficiente. En su caso, desembolsó 17.300 euros. «Estoy muy contenta con las obras que realizaron, pero los vecinos ya saldamos nuestra deuda en su momento y ahora no es nuestra responsabilidad», afirma.

 

Responsabilidad subsidiaria

Con el fin de asegurarse el cobro del dinero pendiente, la empresa constructora RèCOP también ha demandado al Ayuntamiento, quien ha sido condenado como responsable subsidiario en el caso de que la Comunidad de Propietarios del Edificio Azul del barrio Gaudí no efectúe el ingreso de los cerca de 72.000 euros.

Al respecto del fallo del juzgado de Primera Instancia, fuentes municipales aseguraron al Diari que «el Ayuntamiento acatará la sentencia si se dan las circunstancias que fija la propia resolución judicial, es decir, si los vecinos no pueden afrontar el pago será el Ayuntamiento quien subsidiariamente responderá en virtud de un compromiso que adquirió el anterior gobierno municipal».

La reforma del bloque Azul del barrio Gaudí supuso el inicio de un importante cambio en el vecindario, ya que los vecinos del edificio fueron los primeros en aceptar el plan integral de reforma propuesto por el consistorio en el 2006.

La mejora del edificio incluyó desde la rehabilitación de la fachada hasta la mejora de los suministros, pasando por el cierre de los bajos de los bloques. El resultado sirvió para adecentar la imagen de este barrio del sur de la ciudad. En su día, el presidente de la comunidad de vecinos, Pere Duch, ya destacó que «la parte económica de las obras fue los más complicado y también convencer a la gente de hacer los trabajos. Tuvimos que ir de casa en casa para convencer a los vecinos de que rehabilitar los bloques era los mejor para ellos».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También