Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cortan la rama de un pino centenario que ponía en peligro una zona infantil de Reus

La Guàrdia Urbana solicita la presencia de Bombers para evitar una segunda tragedia. Hubo una decena de salidas por el viento
Whatsapp
Zona de juegos de la calle Amposta. Una dotación de bomberos cortó la rama peligrosa el domingo. Foto: Pere Ferré

Zona de juegos de la calle Amposta. Una dotación de bomberos cortó la rama peligrosa el domingo. Foto: Pere Ferré

La Guàrdia Urbana de Reus recibía este domingo una llamada vecinal de la calle Amposta. En ella se alertaba de que uno de los enormes pinos que cobijan un área de juegos infantiles estaba en peligro por una rama que podía afectar alguna de las zonas.

La Guàrdia Urbana se desplazó con una unidad a verificar la alerta vecinal y cuando entendió que había peligro para la integridad física de niños o adultos activó a Bombers. Desde el parque de la ciudad se envió la autoescalera poco antes del mediodía y estuvo allí trabajando un buen rato hasta que cortó la rama del árbol, que según parece podría ser de un ejemplar de pino centenario.

La medida cobró prioridad absoluta en la ciudad por la trascendencia causada a raíz de la trágica muerte de un menor de cinco años el viernes anterior en el patio de la Escola Maria Cortina, precisamente por la caída de una rama de un árbol en la zona de juegos del colegio.

Pero no sólo fue esta rama la que puso en peligro la integridad de personas en la capital del Baix Camp, sino que durante el fin de semana, Bombers y Guàrdia Urbana recibieron otra decena de alertas por culpa de las rachas de viento.

La primera, el viernes, fue la de la Escola Maria Cortina, pero seguidamente hubo otro árbol caído en la calle Pere de Lluna y cristales que se desprendían de balcones en la calle Sant Llorenç y en la Plaça de la Puríssima Sang. En ambos casos, los trozos de cristal cayeron en la vía pública. El mismo viernes, en la calle Roser, un balcón también tuvo que ser saneado por Bombers.

El trabajo para evitar una tragedia en la ciudad prosiguió el sábado y el domingo. Bombers, la brigada municipal y la propia Guàrdia Urbana tuvieron otras actuaciones: dos ramas caídas en el Camí de L’Aleixar y cerca de la Escola Rubió i Ors, así como otros fragmentos de balcón de otra casa de la calle del Roser y un cartel de una entidad bancaria que se desprendía en la calle Antoni de Bofarull.

En ninguno de estos casos hubo que lamentar ninguna incidencia con personas, aunque el riesgo fue alto a causa de las fuertes rachas de viento que han soplado en las últimas horas. Precisamente los vecinos han sido los que han avisado a la Guàrdia Urbana del peligro potencial.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También